El Gobierno de Uganda quiere vender bosques protegidos
Uganda está sufriendo una grave escasez de azúcar, un sector muy importante en el país para la economía del país. El presidente Yoweri Museveni pretende, para contrarrestar la situación, transformar bosques protegidos en plantaciones de caña de azúcar. Nunca mejor dicho: pan para hoy, hambre para mañana.

El plan del presidente Museveni prioriza los beneficios económicos a los medioambientales. Se calcula que Uganda pierde el 2% de su superficie forestal cada año a causa del rápido crecimiento de su población. El problema es que muchas zonas que se pierden son áreas protegidas. La Autoridad Forestal Nacional (NFA) ha advertido incluso que, al ritmo actual, el país puede perder todos los bosques para el año 2050.

Una de esas zonas protegidas es el bosque de Mabira. El presidente Museveni ha prometido a los líderes locales que la Corporación del Azúcar de Uganda Limited (Scoul), que les otorgaría unas 7.100 hectáreas de las 30.000 del bosque para que puedan ampliar sus plantaciones de caña de azúcar. La medida ha sido condenada por grupos ecologistas y por la oposición política. No es la primera vez que Museveni vende tierras a la corporación Scoul.

En todo caso, el Gobierno necesita la aprobación parlamentaria para cambiar la situación de protección del bosque, pero no será difícil: el partido de Museveni, el Movimiento de Resistencia Nacional (NRM), tiene una clara mayoría. Sin embargo, algunos diputados se han comprometido a defender los bosques.

Los ambientalistas más críticos señalan que Uganda tiene mucha tierra sin trabas en otros lugares, zonas donde la empresa podría cultivar caña de azúcar. Además, los grupos ecologistas y los expertos forestales han advertido que la pérdida de la biodiversidad de la selva puede afectar el microclima de la región, se perdería parte de la fauna y la flora y, con el tiempo, afectaría a los niveles de agua incluso hasta el punto de variar el agua que llega del Lago Victoria y el Nilo. Todo ello, por último, afectaría a las centrales hidroeléctricas.