El gobierno francés paga por ir a trabajar en biciSólo es una prueba piloto, pero significa un paso de gigante para la promoción de la movilidad sostenible. Subvencionada por el gobierno francés, la iniciativa consiste en pagar a los trabajadores que van en bici a trabajar 0,25 euros por kilómetro recorrido, con un máximo de 12 kilómetros, lo que se traduciría en un total de 40 euros al mes.

El proyecto se ha iniciado esta semana a instancias del ministerio francés de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía, se prolongará hasta el próximo 31 de diciembre y cuenta con la participación de 10.000 trabajadores de 19 empresas diferentes, pudiendo extenderse a otras en función de los resultados de esta primera fase.

El ejemplo de Bélgica

La medida está inspirada en el modelo belga, que desde hace cinco años paga una cantidad similar en algunas de sus regiones con gran éxito. Además, esta pequeña paga extra tiene un importante significado simbólico, pues aunque el gobierno subvenciona el pago, son las empresas las que pagan a los trabajadores, con lo que la medida es un toque de atención a la responsabilidad social de toda corporación.

La compensación económica, por otra parte, se une al doble beneficio personal y social que supone la práctica de una actividad física de forma cotidiana y la protección ambiental. ¿Pero, cómo controlan que realmente se hace ese recorrido pedaleando? Los ciclistas que participan han realizado un declaración jurada sobre sus respectivos trayectos.

El gobierno francés paga por ir a trabajar en bici
La movilidad a través del transporte público o el vehículo motorizado privado están subvencionados en Francia, por lo que este pago es la respuesta a una antigua demanda ciudadana que reclamaba algún tipo de ayuda también para los desplazamientos en bici.

El gobierno galo espera que la iniciativa acabe extendiéndose a todo el país y que ello incentive el uso de la bicicleta, actualmente muy minoritario como medio de locomoción para ir al trabajo.