El Gorila del río Cross, al borde de la extinción
El Gorila del río Cross (Gorilla gorilla diehli) está en las últimas. Si no se remedia, a esta subespecie de gorila occidental le quedan dos telediarios. No cabe el optimismo cuando apenas hay 200 ejemplares repartidos en distintas zonas de las selvas tropicales entre Nigeria y Camerún, la mayor parte desprotegidas, sin ningún tipo de vigilancia.

El estado de conservación de este primate está catalogado como subespecie en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), la categoría inmediatamente anterior a la extinción. Además, forma parte de los 25 primates en mayor peligro del mundo.

Los problemas que habría que abordar para evitar su extinción in extremis son numerosos y de difícil solución, como la caza (sus partes se utilizan para la magia negra o se capturan para venderse como mascotas) y la reducción del hábitat, pues casi el 80 por ciento de éste se asignó en e 2000 a la industria maderera.

La situación ha empeorado

Su número podría ser mucho menor de lo esperado, pues la situación ha empeorado desde el último conteo en 2005, estimado entre los 250 a 280 individuos, según Naciones Unidas. Actualmente, los conservacionisas temen que las poblaciones apenas alcancen los dos centenares.

El Gorila del río Cross, al borde de la extinción
Los intentos por salvarlo están suponiendo enormes esfuerzos por parte de activistas, pero no es suficiente. En una reciente reunión en la que también participaron representantes del gobierno de Nigeria y Camerún se puso sobre la mesa el drama que supone la pérdida de hábitat y el consiguiente aislamiento, haciendo que los cazadores furtivos tengan más fácil llegar hasta ellos. Como posible solución, se apostó por el ecoturismo y la concienciación.

Ese aislamiento hace que se encuentren en un callejón sin salida, en una cuenta atrás que los llevará a una pronta extinción. Limbe Wildlife Centre (LWC) y Proyecto Gran Simio son las asociaciones que siguen luchando por ellos.