El Gran Cañón estará libre de la minería de uranio
El Gobierno presidido por Barak Obama quiere proteger uno de los lugares con más valor ecológico de Estados Unidos: el Gran Cañón. Esta gran maravilla natural de Norteamérica, visitada por miles de turistas cada año, será protegida mediante la prohibición de abrir minas de uranio en la tierra que se encuentra alrededor. El secretario del Interior, Ken Salazar, anunciará la medida con la que se prohibirá otorgar concesiones mineras durante los próximos veinte años.

La medida ha sido inmediatamente celebrada por grupos ambientalistas. En cambio, algunos republicanos se han posicionado en contra porque argumentan que dicha prohibición puede costar puestos de trabajo. La medida no afecta, sin embargo, a las tres mil concesiones mineras que ya existen en las cercanías del espectacular paraje.

Los grupos ecologistas han querido resaltar el gran coraje del presidente Obama por seguir adelante con la prohibición a pesar de la oposición y de presiones de diferentes grupos y empresas.

En los últimos años de la presidencia de George Bush, cuando los precios del uranio aumentaban por todo el mundo, empresas mineras pedían concesiones en el norte del estado de Arizona, en tierras cercanas al Gran Cañón. También propusieron reabrir viejas minas. Salazar, el secretario de Interior, ordenó el cese temporal de las nuevas solicitudes en 2009, después de que Obama llegara al poder.

Tras una revisión medioambiental de la zona, los funcionarios del Gobierno propusieron la prohibición de veinte años. Querían conservar un paisaje emblemático, además de conocer cuánto está perjudicando la minería al Gran Cañón.

Los grupos ambientalistas llevan años reclamando que las leyes sobre minería en el oeste están anticuadas, ya que permiten que las empresas accedan a grandes extensiones de tierras públicas con gran valor medioambiental.

En el caso del Gran Cañón, las inquietudes van mucho más allá de la conservación de una vista espectacular. Al menos un arroyo del parque nacional está contaminado por uranio y la revisión de impacto ambiental también encontró altos niveles de arsénico.