El grito desgarrador de la madre alerta de la muerte de una cría de oso panda nacido en el zoo de Washington
Es impactante cómo se enteraron los cuidadores de la muerte del oso panda gigante nacido hacía apenas una semanita en el zoo de Washington. Un triste grito de la madre y un extraño silencio del pequeño les alertó sobre este hecho irreversible que les ha supuesto un gran disgusto del que todavía no han podido reponerse.

Corrieron a ver qué ocurría y encontraron a la cría ya sin vida. Se le practicó una reanimación cardiopulmonar pero no pudo hacerse nada por él. Era el último intento por cuidarlo, por mantener con vida a un ser frágil, que todavía no tenía nombre, precisamente, porque son muchos los osos panda que mueren antes de celebrar siquiera su primer cumpleaños.

Sin embargo, la gran mortandad existente no consuela a sus cuidadores ni a los miles de fans que ya tenía este adorable baby. Se le ha cuidado con tanto celo y mimo, se le ha seguido de un modo tan apasionado que ahora su muerte es una noticia difícil de asimilar para sus padres adoptivos humanos y también para el público en general.

Todavía se desconoce la causa que ha provocado la muerte, que no se esperaba, pues el cachorro estaba en buenas condiciones físicas, y no presenta signos de traumas o infecciones. Muy al contraro de lo que ocurrió con otro osezno recientemente fallecido en un zoo nipón, en esta ocasión a consecuencia de una fuerte bronquitis.

En el siguiente vídeo podemos recordar la buena nueva de su llegada al mundo, todo un acontecimiento por lo insólito del hecho, pues los osos pandas no sólo están gravemente amenazados como especie, sino que además su nacimiento en cautiverio es tremendamente difícil. Por su corta edad, también se desconocía su sexo. De haber vivido, hubiera sido devuelto a China, pues su madre, Mei Xiang, fue prestada por éste país y, según se pactó, sus crías debían ser devueltas allí.