El Lago Ypacaraí en Paraguay ya no es azul
Por desgracia el Lago Ypacaraí está perdiendo su bonito color azul. Todo es debido a la proliferación de algas, residuos en las orillas y unas aguas cada vez más negras por la contaminación de la industria. El famoso lago, emblema de la promoción turística de Paraguay, es foco de atención por la creciente contaminación de sus aguas. Faltan pocos meses para el arranque de la temporada veraniega, el estado del Ypacaraí está especialmente preocupado por la tonalidad que está cobrando el lago.

El lago está rodeado por unas diez ciudades en los departamentos Central y Cordillera, en la región sudoriental del país. Lo más frecuente de esas urbes es que no tienen saneamiento y sus aguas van sin tratamiento a los cursos de agua cercanos, como los arroyos San Lorenzo y Jukyry, pero también afecta a los humedales de la zona y algunos acuíferos. Con la llegada del calor, también crecen las algas verdes que cubren las orillas, debido a la falta oxígeno que tiene el lago, debido a la exagerada acumulación de lodo y sedimentos procedentes de las cloacas.

El aspecto verduzco de las aguas se debe a la excesiva presencia de nutrientes por el derrame de desechos domiciliarios e industriales, con alto contenido de tripolifosfato de sodio, en la cuenca del lago. Esto eleva la concentración de nitrógeno y fosfato, disparando la presencia de organismos como las algas. Sin embargo, nadie parece ponerse de acuerdo para iniciar los planes para recuperar al Ypacaraí. El coste estimado del saneamiento del lago es de cinco millones de dólares, el precio que hay que pagar por una mala gestión medio ambiental de la zona.