El Líbano protegerá los hábitats marinos de sus costas
El Ministerio de Medio Ambiente del Líbano y la UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza), contando con el apoyo de otras instituciones internacionales, como el Centro de Actividad Regional para Áreas Especialmente Protegidas y el Programa de Desarrollo de la ONU, han diseñado una estrategia para proteger áreas marinas y conservar la biodiversidad de las aguas libanesas.

El país mediterráneo tiene dos áreas marinas protegidas: la Reserva Natural de Palm Islands, en el norte, y la reserva natural de Costa de Tiro, en el sur. Además del diseño y desarrollo de un programa para la protección de los hábitats marinos, se llevará a cabo una vigilancia conjunta para evaluar la eficacia del proyecto.

El proyecto será financiado por el Organismo Autónomo Parques Nacionales de España (OAPN), por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Fundación MAVA.

Con esta estrategia, se definen acciones nacionales prioritarias necesarias para establecer nuevas áreas marinas protegidas en el Líbano. También se aconsejan directrices para la adecuada gestión de las áreas marinas protegidas desde diferentes puntos de vista, como las intervenciones necesarias a nivel técnico, la investigación, regulación, política, institucional, financiero, educación, capacitación, comunicación y niveles de promoción.

El Líbano protegerá los hábitats marinos de sus costas
El Mediterráneo cubre sólo el 0,8% de los océanos del mundo. Sin embargo, incluye el 7% de todas las especies marinas conocidas. Las áreas marinas protegidas de esta región son la más eficaz herramienta para proteger el medio ambiente marino. La mayoría de las áreas marinas protegidas del Mediterráneo (en concreto, un 73,4%) se encuentran a lo largo de la costa norte.

¿Un Mediterráneo sin peces?

Más de cuarenta especies de peces podrían desaparecer del Mediterráneo en los próximos años según la IUCN. Unas doce especies de peces óseos y más de la mitad de los tiburones están gravemente amenazados por la pesca, la degradación de los ecosistemas marinos y la contaminación.

El Programa Marino de la UICN del Mediterráneo tiene como objetivos principales la conservación basada en los ecosistemas, la mitigación de los impactos sobre la biodiversidad, la resiliencia social de las comunidades que dependen de los recursos protegidos y cuidar las áreas clave para la biodiversidad marina.