El maltrato de los renos sigue en Navidad
En Navidad no es todo tan bonito como parece. Los renos son conocidos como los animales más característicos de estas fiestas. Sin embargo, la vida de algunos de estos animales no se parece en nada a la ofrecen cada año durante las Navidades. Al parecer el sufrimiento de los renos se prolonga durante toda la cadena del largo proceso comercial. La organización para la defensa de los animales WSPA (World Society for the Protection of Animals) ha hecho pública una investigación en la que muestra cómo estos animales son maltratados tanto en Suecia como en Finlandia.

Concretamente, la denuncia se centra en el trato que reciben por parte del personal que los caza y agrupa en grandes manadas camino a los mataderos. De modo que no se cumplen las leyes que establecen que se debe infringir el mínimo estrés y daño posible al animal para evitar su sufrimiento. Los métodos empleados en el sacrificio de los renos no cumplen con lo establecido porque sufren antes de morir.

El maltrato infringido a los renos, cuya carne es muy apreciada en los países del norte de Europa, es ciertamente lamentable según hemos podido ver en algunos videos. El reno es un animal salvaje, acostumbrado a vivir en libertad y sin contacto con los humanos, a los que ven por primera vez cuando llegan para cazarlos. El enorme estrés continúa cuando son forzados a entrar en corrales o emplean una fuerza desproporcionada para trasladarlos al matadero proporcionándoles golpes brutales.

Por otro lado, al estar todos amontonados en camiones durante muchas horas es frecuente que mutilen las orejas de otros animales con los cuernos, o bien que se queden enganchados entre la madera provocando dolorosas heridas que no se curan y siguen sangrando durante horas. Mientras que para colmo al momento de sacrificarlos se utilizan cuchillos y otras técnicas poco dignas. Se calcula que cada año son sacrificados unos 50.000 renos y la cifras van en aumento.