El mar amarillo de China se vuelve verde por las algas
Se conoce como mar Amarillo a la parte norte del mar de la China Oriental, que se une con el océano Pacífico. Tiene una extensión de unos 417.000 kilómetros cuadrados. Es poco profundo. La alteración de la naturaleza por parte de las actividades humanas quizá obligue a cambiar el nombre del mar porque se ha producido una invasión de algas y el mar Amarillo está completamente verde.

El color se debe a las algas que han proliferado por las sustancias químicas provenientes de la agricultura y la industria. En la ciudad de Qingdao, los funcionarios han tenido que usar excavadoras para retirar más de 7.000 toneladas de algas de las playas.

No es el primer año que ocurre. De hecho, se está convirtiendo en una tradición que atrae a multitud de curiosos. Ha ocurrido en los últimos seis veranos. Del mismo modo que mucha gente va a disfrutar del espectáculo de la floración de los cerezos en el Valle del Jerte, en España, muchos chinos van a ver la proliferación de las algas. Este año se ha batido un récord, con casi 29.000 kilómetros cuadrados cubiertos de verde.

El alga pertenece a la especie llamada Enteromorpha prolifera y no es tóxica ni para los seres humanos ni para los animales. Por eso, muchas gente se tumba sobre el manto verde y se hace fotos.

Bloquean la luz para otros organismos

El mar amarillo de China se vuelve verde por las algas
Pero, aunque las algas no resulten un peligro directo para las personas, sí pueden ser dañinas para el medio ambiente. La alfombra verde puede cambiar la ecología de la zona. Bloquea la luz del Sol que entra en el océano y absorbe oxígeno del agua, perjudicando a otros organismos marinos. Las algas, además, se alimentan de nutrientes que hay en el mar.

Estas floraciones masivas de alga están relacionadas con un vertido masivo de fosfatos o nitratos en el agua. Este tipo de sustancias se echan en los cultivos y llegan al mar a través de los acuíferos o los ríos. También pueden provenir de las aguas residuales sin tratar o de plantas industriales que vierten desechos en el agua.

En 2009, se produjo una proliferación de algas similar en la costa de Bretaña, en Francia, por las mismas causas.