El maravilloso ‘río de los cinco colores’
Es una maravilla de la naturaleza. Conocido como el río de los cinco colores, hechiza los sentidos por su variedad cromática, el murmullo del agua y el paisaje bucólico entero que conforman todos sus elementos, tan perfecto que parece irreal. Aunque, lamentablemente, su estallido de colores sólo ocurre durante unas pocas semanas al año.

Ubicado en Colombia, un país donde abundan los parajes naturales en los que los saltos de agua son protagonistas, el río Caño Cristales es conocido en el mundo entero por su exhibición de colores gracias a la planta macarenia clavigera, una especie endémica de la zona.

Como es sabido, las plantas endémicas son aquellas que sólo crecen en un lugar concreto y no pueden encontrarse en ningún otro sitio. En este caso, ello significa que tan increíble espectáculo sólo se produce aquí, en una región de la Sierra de la Macarena, a unos 150 kilómetros de Bogotá.

El maravilloso ‘río de los cinco colores’
En las últimas décadas los turistas no podían disfrutar de este hermoso enclave, a pesar de formar parte del Parque Nacional de la Sierra Macarena, creado en los años setenta. El control de la zona por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los productores de coca obligó a prohibir el paso durante los últimos 40 años.

El maravilloso ‘río de los cinco colores’
Afortunadamente, ahora no existe este peligro tras la desmilitarización de la zona y vuelve a ser visitable el que muchos llaman “el río más bonito del mundo” o “el río de los cinco colores”. ¿Pero, cuáles son esos cinco colores, exactamente? Al disfrutar del paisaje, nuestros ojos perciben los colores de las plantas, el tono ámbar de la arena amarilla, el verde de los árboles y el azul del cielo. Aunque en realidad hay muchos otros tonos, como el blanco de las nubes o el gris de las piedras… Y, por descontado, si asomara el arco irís tras un día de lluvia, el efecto sería de auténtico ensueño.