El Mediterráneo contará con un sistema de respuesta rápida ante vertidos petroleros
Dos centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) van a desarrollar el proyecto TOSCA. Se trata de una iniciativa en la que se creará una herramienta que mejore las medidas de respuesta frente a vertidos de hidrocarburos y el control en las operaciones de búsqueda y rescate (SAR, por sus siglas en inglés) en el mar Mediterráneo.

La iniciativa se integra dentro del proyecto europeo MED, en el que participan trece organismos de cuatro países mediterráneos: España, Francia, Italia y Grecia. MED supondrá el desarrollo de una red sostenible entre las autoridades locales y los responsables políticos y científicos para mejorar la respuesta ante este tipo de accidentes.

La contribución española incluirá investigadores del Instituto de Ciencias del Mar y estará dirigida por el investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados Alejandro Orfila. El proyecto proporcionará observaciones en tiempo real y también la previsión de las condiciones del medio marino a través de la construcción de una red de observación basada en tecnología de última generación. Para ello, el equipo desarrollará una serie de radares de alta frecuencia y boyas de deriva.

El sistema será instalado y evaluado en cinco puntos del mar Mediterráneo. Su desarrollo ayudará en la toma de decisiones y mejorará las operaciones SAR en caso de que ocurran accidentes marinos. Además, incluirá la creación de una web interactiva común que ofrecerá la metodología disponible para ayudar a desarrollar una respuesta contra los derrames.

Además, el proyecto también contribuirá a la mitigación y gestión a largo plazo de la contaminación en caso de derrames de petróleo y dará lugar a una base de datos diaria sobre los modelos oceánicos y atmosféricos.

El Mediterráneo es una zona de importante tráfico de petroleros que permiten el acceso al sur de Europa, el norte de África, Oriente Medio y el Mar Negro. Además, alberga un gran número de instalaciones relacionadas con el petróleo como las terminales de oleoductos, las refinerías y las plataformas marinas que se concentran en las zonas costeras. En definitiva, el Mediterráneo se encuentra en permanente peligro por derrame petrolero.