El monte gallego en peligro de incendio
Parece que la Xunta de Galicia no recuerda el terrible verano de incendios de 2006. La Ley de Incendios Forestales obliga a limpiar franjas de 50 metros al lado de los núcleos urbanos. Sin embargo, ninguno de los concellos de la comarca dispone de suficientes medios económicos y técnicos para cumplir con la normativa.

Esto se está produciendo precisamente cuando los expertos han avisado de que el monte es un polvorín en Galicia, tras las intensas lluvias del pasado invierno y las altas temperaturas posteriores, que han favorecido el crecimiento de la vegetación en el monte gallego y hay un peligroso exceso de maleza. “El riesgo va a ser serio”, advierten los técnicos forestales.

Las temperaturas casi veraniegas que se han alcanzado las pasadas semanas, con picos de hasta 34 grados centígrados, han hecho saltar las alarmas. Sin embargo, aunque hay días en los que la mitad de Galicia está en alerta máxima por “riesgo muy alto” de fuegos forestales, el dispositivo de la Consellería de Medio Rural fue el mismo que durante la temporada baja de incendios, es decir, 700 agentes, una octava parte de los que despliega durante el verano.

Tras ese terrible año de 2006, todos los municipios se acogieron a la Ley de Incendios Forestales en 2007, pero nunca más se ha repetido tal hecho. Llega el verano y los concellos de Cangas, Moaña y Bueu van a tener que idear recursos propios para afrontar la campaña.

En el caso de Cangas, la concejala de Tráfico e Seguridade asegura que lo que no cubra la Xunta lo intentará asumir la administración local “en la medida de lo posible”. Ya se han realizado algunos desbroces, que se intensificarán a partir del próximo mes. También se va a informar a los propietarios de fincas arboladas sobre la situación y los riesgos que existen si no se realizan las talas. Si los propietarios no ponen remedio, deberán pagar los medios contra incendios que haya que desplegar como consecuencia de su actitud.

En Moaña, el plan sólo se realizó un año porque supuso un problema económico importante para el Concello. La lucha contra los incendios forestales también trae de cabeza a los concellos de O Morrazo. Estos concellos se quejan de que la Xunta no cumple con lo pactado y pone trabas administrativas para recibir las subvenciones, así como los recursos técnicos y humanos para preparar el monte para la campaña veraniega de incendios forestales.