El movimiento ecologista rechaza la política gubernamental
Ecologistas en Acción ha expresado su absoluto rechazo al proyecto de Ley de Economía Sostenible, aprobado a finales de marzo y que ya ha sido enviado a las Cortes para su aprobación. El motivo que aducen es que se contempla una gran cantidad de actividades insostenibles; además, no concuerdan las medidas propuestas con las políticas que realmente se llevan a cabo.

Una contradicción evidente en la que ha incurrido el Gobierno es la que se puede apreciar en el hecho de que, por un lado, se hable de promulgar una ley de fomento de las energías renovables cuando, por otro lado, en los últimos años se ha limitado y perjudicado el sector de la energía fotovoltaica, que estaba generando una fuerte demanda y, por ello, empleo. Parece que los molinos gigantes están ganando la batalla, inundando los paisajes con sus hélices blancas. No se entiende el porqué de estos favoritismos.

Otro punto criticado por la organización ecologista es que el Gobierno habla de “transformar el sector del transporte para incrementar su eficiencia económica y medioambiental”. Sin embargo, paralelamente, en el 2010 se dedicarán como mínimo 19.300 millones de euros a nuevas infraestructuras de transporte, sobretodo autovías con un tráfico tan escaso que no las justifica, o inversiones en trenes de alta velocidad, mientras el ferrocarril convencional sigue acusando la indiferencia de los poderes públicos, como bien saben los usuarios que la padecen.

Basta comparar cifras: 19.300 millones de euros previstos para 2010, que se gastarán predominantemente en asfalto, frente a los 20.000 millones de euros que se han destinado para que en 2010 y 2011 (dos años en lugar de uno) al Fondo para la Economía Sostenible.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF, han presentado un documento titulado “Propuestas ecologistas para una Ley de Economía REALMENTE Sostenible”, coincidiendo con la aprobación por el Consejo de Ministros del Proyecto de Ley de Economía Sostenible.