El mundo olerá mejor gracias al cambio climático
El mundo podría convertirse muy pronto en un lugar más oloroso debido al cambio climático. Según un estudio, las altas temperaturas de algunas zonas del planeta están provocando que las plantas desprendan fragancias químicas más olorosas.

Concretamente una mayor cantidad de compuestos orgánicos volátiles biogénicos (COVB) son emitidos con frecuencia por las plantas a la atmósfera. Estos elementos tienen distintos tamaños, propiedades y orígenes, pero juegan un papel importante en el crecimiento, metabolismo, comunicación y reproducción de las plantas. También ayudan a protegerlas de animales herbívoros o plagas de insectos.

Las plantas suelen emitir diferentes niveles de estos compuestos, dependiendo de las condiciones medioambientales. Por lo que uno de los efectos del el calentamiento global con el aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera, es que las cambiantes temperaturas alterarán las emisiones de importantes compuestos como los COVB, y que estas emisiones alteradas afectaran tanto las funciones fisiológicas y ecológicas como su papel en el ambiente.

El constante aumento de las temperatura ocasionará que las plantas produzcan más COVB y se alargue la temporada de crecimiento de muchas especies. Al mismo tiempo, un ambiente más cálido permitirá que las plantas que más emiten conquisten altitudes más elevadas.

Sin embargo, la temperatura no será el único factor que haga que las plantas emitan más fragancias químicas, pues los cambios en el uso de la tierra podría suponer que las selvas sean reemplazadas por plantaciones, como por ejemplo de palma y caucho, que emiten muchos más compuestos orgánicos volátiles.

Lo que está claro es que la altas concentraciones en la atmósfera de dióxido de carbono, niveles más altos de radiación UV en los polos y el aumento de la contaminación de ozono, repercutirá en cómo las plantas desprenden olores y los humanos lo acabaremos notando. Al final, el mundo olerá a flores.