El nuevo barco de Greenpeace: Rainbow Warrior III
El Rainbow Warrior III, el nuevo barco que ayudará a la organización ambientalista Greenpeace a defender el medio ambiente, un barco ecológico construido gracias al aporte de más de cien mil donantes, ha sido botado en Alemania. Como no podía ser de otra forma, el buque es respetuoso con el medio ambiente, aprovecha la energía eólica y está diseñado para ahorrar combustible.

El nuevo barco de Greenpeace fue fabricado por el astillero de Fassmer, en Alemania, y botado el pasado 14 de octubre de 2011. Ha costado 40 millones de euros y tiene una velocidad máxima de 15 nudos, el doble de su antecesor. Cuenta con cuatro lanchas inflables y un helicóptero, puede transportar un máximo de 34 tripulantes y reemplaza a una nave que ya tenía medio siglo de vida.

Desde Greenpeace señalan que este nuevo barco les permitirá enfrentarse mejor y desde la primera línea a los crímenes medioambientales. Aparte de las donaciones directas, la construcción del Rainbow Warrior III (Guerrero del Arcoiris) se financió gracias a una subasta de arte celebrada en Nueva Zelanda y la compra a través de internet de las piezas e instrumentos que necesitaba la embarcación para cumplir su objetivo.

Siguiendo la línea de Greenpeace, el barco cuenta con cinco velas cuyos mástiles alcanzan los 54 metros de altura y sus velas en forma de A tienen una superficie de 1.260 metros cuadrados. Con ellas podrá aprovechar la energía renovable y limpia del viento. Además, usa eficientemente los recursos, ya que cuenta con una planta que potabiliza el agua del mar y un motor eléctrico que puede ser usado cuando las condiciones atmosféricas sean adversas. El objetivo es que el barco, construido en Holanda entre el 2009 y el 2011, utilice la menor cantidad posible de combustibles contaminantes.

La pintura para el casco tiene una base de silicio y la madera usada para las cabinas ha sido certificada por FSC.