El Príncipe Carlos carga ahora contra los métodos industriales de producción de alimentos
El Príncipe de Gales siempre ha mostrado una preocupación pública por el medio ambiente. Pero parece que, con los años, su defensa del ecologismo es más decidida. Hace un año declaraba que, si la humanidad no cambiaba su modo de vida, desaparecerá. No hace más que unas pocas semanas arremetía contra los escépticos del cambio climático y ahora ha criticado duramente los métodos industriales de producción de alimentos por perjudicar el medio ambiente.

Ha sido en una conferencia celebrada en Alemania que versaba sobre la seguridad alimentaria. Allí, el Príncipe Carlos pidió un modelo de producción de alimentos que prime lo local y que simplifique la distribución de los productos. Criticó especialmente a las grandes empresas de Estados Unidos, que han protagonizado escándalos como la venta de carne de caballo haciéndola pasar por ternera.

Para el Príncipe Carlos de Inglaterra, este tipo de multinacionales de la alimentación son culpables de una disminución de la salud pública relacionada con los alimentos. Las grandes corporaciones globales parecen capaces de lograr la seguridad alimentaria de toda la humanidad, pero, a largo plazo, el sistema de acaparamiento de tierras y los cultivos intensivos van a hacer cada vez más vulnerables las tierras ante las condiciones climáticas externas, cada vez más extremas y frecuentes.

El Príncipe Carlos carga ahora contra los métodos industriales de producción de alimentos
Las grandes empresas logran alimentos más baratos para los consumidores (pero sólo para los de ciertos países, habría que aclarar) y mayores beneficios para ellas mismas. Pero el sistema no es sostenible. Por otra parte, los pequeños agricultores no pueden competir en este sistema de grandes multinacionales y se ven obligados a malvender lo que cultivan y, en último término, sus propias tierras. Lógicamente, los jóvenes no quieren una profesión tan poco gratificante e insegura.

El Príncipe Carlos ha comentado un caso que conoce bien, el de su país, el Reino Unido, donde la edad media de los agricultores es de 58 años y aumenta cada año.

Perjudica el ambiente y la salud de las personas

Los ecosistemas están cambiando, especialmente, el suelo. La calidad y la disponibilidad de agua potable se reduce. Esto en lo que respecta al medio ambiente. Pero, desde un punto de vista social, el empleo local disminuye y la salud de las personas empeora. La diabetes tipo 2 y otras enfermedades relacionadas con la obesidad están aumentando y, según el Príncipe de Carlos, también es culpa del sistema de producción de alimentos.

Con una agricultura local y sostenible, a largo plazo, se reduciría la contaminación y se conservaría la salud del suelo, la biodiversidad de los ecosistemas y beneficiaría a toda la humanidad.