El problema de los bosques de madera
La madera que se obtiene de los bosques europeos apenas ha subido de precio, por lo que son cada vez menos competitivos. El problema radica en los costes de extracción que son cada vez más elevados, especialmente en aquellos bosques que se encuentran en zonas montañosas de difícil acceso y no permite la automatización en el proceso de obtención de la madera y su transporte. En bosques tan ricos de madera como el Pirineo, la extracción de madera es una actividad cada vez menos común, ya que resulta más simple y económico importar madera de otros países que obtenerla de las montañas más cercanas.

Además de la madera de pino, España también produce papel a partir del eucalipto, un árbol de rápido crecimiento que se cultiva en zonas del norte y en el suroeste de la Península. Otra actividad en expansión es la inversión en madera de producción local, ya que han aparecido empresas que ofrecen a cualquier persona la posibilidad de realizar pequeñas inversiones en árboles autóctonos maderables, con el fin de obtener una rentabilidad futura.