El proceso de reciclaje de una botella de plástico
Las botellas de plástico se fabrican con, entre otros materiales, petróleo y una gran cantidad de agua (paradójicamente, más de la que luego contendrá), se usan y, si no se tiran al correspondiente contenedor, perduran en el medio ambiente durante siglos. Pero, ¿qué ocurre cuando se arrojan al contenedor correspondiente y llegan a la planta de reciclaje? ¿Cuál es el método para reciclar una botella de plástico?

Cientos de miles de botellas de plástico llegan a la planta de reciclaje. Se prensan para que ocupen menos espacio y se forman grandes bloques rectangulares, como si fuesen grandes bloques de ladrillos, para que se puedan manejar de forma más cómoda. A partir de ahí, comienza el verdadero proceso de reciclaje, de transformación de una enorme cantidad de botellas de plásticos en otros objetos, ya sean otras botellas, otros envases, etcétera.

En primer lugar, las botellas de lavan. En este proceso son necesarias grandes cantidades de agua y detergente, que en algunas plantas de reciclaje se pueden reutilizar constantemente para gastar menos. Después, se eliminan las etiquetas que están pegadas a las botellas, uno de los materiales más contaminantes.

Las botellas, una vez están limpias y sin etiquetas, se secan y se clasifican. Las botellas PET van por un lado, las de PVC por otra, las de PE, las de ABS y otros tipos de plástico por otro. Además, en algunas plantas, un sistema de reconocimiento óptico las separa por colores.

Una vez separadas las botellas por tipo, y pasando antes por una línea de limpieza en la que operarios hacen el último descarte de las botellas que no pueden reciclarse por alguna razón, se trituran, quedando el plástico reducido a una pequeños trozos que se asemejan a diminutos cristales rotos o a una especie de copos de plástico. En esta parte del proceso, se genera un líquido que hay que separar. Los pequeños trozos de plástico tienen que ser lavados y secados una vez más.

Con el material sacado de este proceso básico ya se puede vender a otras empresas o usarlo dentro de la propia planta de reciclaje para elaborar nuevas botellas de plástico.
El proceso de reciclaje de una botella de plástico