El reto de vivir con 50 litros de agua en un país desarrollado
La propuesta parte de la ONG Ongawa. El acceso al agua divide a la humanidad en dos continentes. La diferencia no es el clima, ni el idioma. La diferencia son las probabilidades de madre e hijo de sobrevivir a un parto.

Cuando ocurre alguna emergencia, alguna incidencia imprevista, una necesidad que se sale de lo normal, como lavar más ropa o más cacharros porque se ha organizado una comida en casa, en el mundo desarrollado, no hay ningún problema en usar más agua. Siempre está ahí. Se abre el grifo y se consigue el preciado elemento. En los países pobres, ni siquiera tienen agua para asistir en el parto.

Así, lo que propone esta ONG, aunque sería un lujo para muchos países pobres, es un reto para un ciudadano del mundo desarrollado. Vivir con 50 litros al día.

Pensando, además, lo que supone parir sin agua. Dar a luz en condiciones muy limitadas de acceso al agua y el saneamiento es mucho más que un reto, es una competición por la vida en la que madre e hijo se enfrentan, no sólo a la incomodidad, sino a multitud de complicaciones por la presencia de bacterias a los que los recién nacidos son especialmente sensibles. Ello se traduce en elevadísimas tasas de mortalidad materno-infantil.

Para recordar la suerte que se tiene de poder acceder a agua potable y saludable siempre que se desee y para recordar que no todas las personas tienen esa suerte, desde Ongawa van a publicitar las propuestas de acciones que reciban de los ciudadanos. Ideas para contribuir a solucionar el problema del agua en los países del sur. Las ideas se pueden dejar en www.unetealaoladelagua.org. Éstas son algunas de las propuestas:

Precinta un grifo. Precinta un grifo de tu casa, oficina o universidad, usando cinta como la de la policía. Deja un mensaje, en un papel, en el que se pueda leer, por ejemplo, “¿Qué harías sin agua? 884 millones de personas no tienen este derecho garantizado”.

Regala a un amigo una botella de agua sucia. Llena una botella de agua sucia y regálasela a un amigo, familiar o conocido, junto con información sobre cómo la falta de calidad del agua afecta a la salud de los más vulnerables en los países pobres.

Pasea con un cubo en la cabeza. En los países del sur, millones de mujeres recorren a diario distancias de varios kilómetros sólo para conseguir algo de agua. Paséate por tu oficina o universidad como ellas, con un cubo en la cabeza.

Tu camiseta se mueve por el Derecho Humano al Agua. Serigrafía una camiseta (mejor si es de comercio justo) y llévala en el Día Mundial del Agua (22 marzo). Si convences a tus compañeros de trabajo, de universidad, a tu familia para que hagan lo mismo, el impacto será mayor.

¡Corta el agua! Corta el agua en tu casa, tu oficina o universidad. Aprovecha el desconcierto para informar a la familia o a los compañeros de la situación que viven los más de 800 millones de personas que no tienen este derecho garantizado.

Participa en www.2600millones.org. Desde Ongawa, quieren recordar a los gobiernos estatal, autonómico y local, que es necesario un mayor compromiso con el derecho humano al saneamiento. Para ello, les haremos llegar 2.600 imágenes de váteres y alcantarillas, incluyendo las que manden ciudadanos concienciados. Se puede subir la foto en la citada web.

Pega pegatinas en cuartos de baño y cocinas. En las oficinas de Ongawa se pueden recoger pegatinas de la campaña para pegar en la cocina o en el baño de casa o en la universidad u oficina.

Difunde el vídeo sobre derecho humano al saneamiento. Difundir (por ejemplo, a través de las redes sociales) este vídeo sobre el tema.

Tunea una botella a favor del derecho humano al agua. Coge una botella de plástico vacía, quítale la etiqueta y sustitúyela por una etiqueta con mensaje sobre el derecho humano al agua.

Vive tú también un día sólo con 50 litros. ¿Cómo calcularlo?

Ducha: Como mínimo 10 litros/minuto.
Inodoro: Como mínimo 3 litros/descarga.
Lavavajillas eficiente: Como mínimo 10 litros/ciclo.
Lavavajillas no eficiente: Hasta 40 litros/ciclo.
Lavadora eficiente: Como mínimo 6 litros/kilo de ropa.
Lavadora no eficiente: Hasta 20 litros/kilo de ropa.
Grifo (hilo de agua): Aproximadamente 0,7 litros/minuto.
Grifo (caudal normal): Aproximadamente 3,8 litros/minuto.
Grifo (caudal muy alto): Aproximadamente 6,5 litros/minuto.
Cubo de limpieza: Aproximadamente entre 2 y 5 litros.
Vaso de agua: Aproximadamente 0’2 litros.