El río Mississippi innavegable por la sequía
El río Mississippi atraviesa la parte central de Estados Unidos. Desemboca en el golfo de México. Tiene una longitud de 3.770 kilómetros. Uno de sus afluentes, el Missouri, es el río más largo de Norteamérica. El Mississippi se usa como vía para el transporte. Para personas. Para mercancías. Pero la persistente sequía está poniendo en peligro este uso y, por tanto, también los beneficios económicos que conlleva.

Se ven gigantescas barcazas varadas en el fondo del río. Los bancos de arena visibles son más numerosos que nunca. En la región, nunca antes habían visto el nivel de las aguas del Mississippi tan bajo. El cambio climático ataca a una nación donde aún abundan los escépticos.

Esta situación no es de extrañar. Se está produciendo la peor sequía desde hace medio siglo. El nivel de las agua del río Mississippi está a punto de alcanzar el mínimo histórico. En unas semanas, las autoridades se verán obligadas a cerrar la navegación por el río. Paradójicamente, en la primavera de 2011 toda la región fue inundada por la crecida del río. Miles de personas tuvieron que huir de sus casas. Si no hay lluvias, el nivel de agua del Mississippi llegará a ese terrible récord este mismo mes, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Se ha perdido el 50% de la cosecha de cereal

Pero los problemas del río Mississippi no afectan sólo a la navegación de los barcos, sino también a la agricultura. La terrible sequía del último verano dejó secas más del 50% de las tierras de cultivo de cereal.

La sequía ha producido un nivel tan bajo en las aguas que se ven partes de las rocas del fondo, un peligro para las embarcaciones. Las barcazas más grandes y pesadas son las primeras que se quedan en tierra.

En agosto, unos 93 buques encallaron en el río Mississippi cerca de Greenville. Por ello, se cerró el tramo, de 17 kilómetros. La solución al transporte es dragar el río (lo que supone dañar el medio ambiente) y colocar boyas que indiquen un camino de navegación seguro. La solución al cambio climático es más complicada. El primer paso es reconocer que existe y que tenemos que hacer algo al respecto.