El sector fotovoltaico español pide estabilidad y seguridad
La Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) exige al Gobierno estabilidad regulatoria y seguridad jurídica. “El hecho de que se afecten derechos reconocidos mediante medidas retroactivas es de suma gravedad no sólo para las energías renovables sino para toda la economía española”, ha afirmado Javier García Breva, presidente de la Sección Fotovoltaica de APPA, quien ha manifestado que “el precedente de la retroactividad afectará seriamente a la reputación de España de cara a las inversiones nacionales e internacionales”.

El presidente de la Sección Fotovoltaica de APPA, Javier García Breva, se ha mostrado rotundo respecto a la proposición del Ministerio de Industria de reducir en un 30% la retribución marcada por la legislación para las instalaciones fotovoltaicas acogidas al Real Decreto 661/2007. “Lo mínimo que se le puede pedir a un Gobierno es seguridad jurídica, que se respete la regulación y que no se modifique posteriormente con carácter retroactivo”, ha declarado el presidente de la Sección Fotovoltaica. “Éste es hoy un problema de la fotovoltaica, pero esta tecnología sirve de campo de cultivo para después instaurar medidas sobre el resto de renovables”, ha concluido García Breva.

Tras un año 2009 malo para el sector fotovoltaico, en el que su volumen se ha reducido en un 95% respecto al año anterior, las nuevas propuestas del Ministerio de Industria suponen otro jarro de agua fría para la tecnología fotovoltaica. Unas propuestas que contrastan con el discurso público del Gobierno de apoyo a las energías renovables. “Estamos viendo un comportamiento bipolar incluso en el propio Ministerio, por un lado se reconoce en privado que la energía fotovoltaica es la energía del futuro y, por otro lado, se le culpa en público de todos los males del sistema eléctrico”, ha resaltado Javier García Breva. “Si desapareciese mañana la fotovoltaica de España seguiríamos teniendo déficit tarifario y seguiría siendo necesaria la subida de la luz. Alemania tiene más potencia fotovoltaica y ni tiene déficit tarifario, ni esta tecnología supone un problema de competitividad para su economía como muestran los datos de este país”, ha comentado el presidente de la Sección Fotovoltaica de APPA. Al duro golpe que supone la disminución de la retribución con carácter retroactivo para las plantas ya existentes hay que añadir el descenso en el modelo retributivo para las nuevas instalaciones, de un 45% para suelo y de un 25% para tejados.