El sector verde crea empleo
Las empresas del sector verde y, especialmente, en los ámbitos de energía y residuos, crearon un total de 324.868 empleos entre 1998 y 2009. Desde 2005 hasta 2010, aumentaron su facturación en un 102%, pasando de 19.942 millones de euros en 2005 a 40.355 millones de euros en 2010. Estos datos provienen del Estudio del sector económico del medio ambiente en España 2011, publicado por la Fundación Fórum Ambiental. El paro es el gran problema de España. ¿Es que los responsables políticos no ven que por aquí pasa la solución?

El director de la citada fundación, Leandro Barquín, ha señalado que, en España, hay 7.780 sociedades de este tipo. Las comunidades autónomas que concentran una mayor actividad en el sector son Cataluña, Andalucía, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana.

Por ámbito de actuación, los principales sectores son la energía (33%), el ciclo del agua (16,5%), los residuos (30,5%), la consultoría (18%) y las actividades de investigación y sensibilización ambiental (1,9%). El sector económico del medio ambiente es

el conjunto de empresas y actividades económicas dedicadas a la prevención, mitigación y corrección de los problemas originados a los sistemas naturales por actividades humanas.

En total, en España hay más de medio millón de empleos verdes. Esto supone que, en los últimos doce años, el sector ha crecido un 212%. Pero el potencial de empleo es mucho mayor: se calcula que se podrían crear 2,8 millones de puestos de trabajo de aquí a 2020, siempre que se continúe con el objetivo europeo de alcanzar un 20% de energías renovables en dicha fecha.

En todo caso, quizá el ejemplo siga siendo Alemania. Pero no se trata de idealizar al país teutón, sino de imitar sus estrategias y adaptarlas al contexto propio. Entre las debilidades de España, se encuentran el hecho que el 90% de las ventas se produce en el mercado interior, un sistema de I+D, no ya insuficiente, sino que disminuye cada vez más y no se ajusta a la demanda empresarial y la falta de un tejido local autóctono de pymes con base tecnológica que pueda acompañar a las grandes empresas españolas en los mercados globales.