El Sol puede desaparecer
El Chi Cygni, una estrella como nuestro Sol, se ha hinchado hasta convertirse en una gran bola roja de un tamaño capaz de tragarse a cualquier planeta a una distancia como la que separa el Sol de Marte en el Sistema Solar. Además, ha comenzado a emitir pulsaciones (cada 408 días), latiendo como si se tratase de un corazón gigante. Algunas fotos muestran sus movimientos vibratorios con un detalle sin precedentes.

Su diámetro es más pequeño pero cuenta con llamas masivas de plasma caliente tornando por su superficie. A medida que se expande, Cygni se hace más fría y oscura, creciendo en diámetro hasta los 480 millones de millas, suficiente como para engullir el cinturón de asteroides de nuestro sistema.

Los astrónomos han recreado cómo el Sol morirá dentro de 5.000 millones de años…