El Tío de la Vara (José Mota) perseguirá a los que provoquen incendios forestales
El actor y cómico José Mota ha señalado que, si es preciso, se convertirá en el Tío de la Vara para perseguir a quienes queman los bosques. La prevención es el punto débil de la lucha contra los incendios forestales en España. La organización WWF avisa de que éste es un año de “alto riesgo”.

José Mota ha presentado la campaña de lucha contra los incendios de WWF 2012, en la que ha destacado la importancia de la prevención: cuidando los bosques, se gana la batalla de los incendios. El cómico ha dicho que “bastante ‘quemaos’ estamos como para quemar nuestro entorno”. Un bosque quemado tarda hasta cincuenta años en recuperarse.

La prevención de los incendios compete a todos los ciudadanos. Por ello, Mota ha decidido apoyar esta campaña de la organización ambientalista. “Es una de las mejores acciones que he hecho en mi vida”, ha señalado.

El secretario ejecutivo de WWF, Juan Carlos del Olmo, por su parte, ha denunciado que el 54% de la superficie de España es forestal, biomasa muy amenazada por el cambio climático, el abandono rural, los incendios forestales y la falta de gestión. Hay miedo este año.

El 96% de los fuegos tienen un origen humano y, de éstos, el 40% son intencionados y el resto son causados por negligencias.

El director de la campaña de bosques de WWF, Félix Romero, ha señalado que durante el primer semestre de 2012 se han registrado ya once grandes incendios. Y esto fuera del periodo habitual. Se han quemado más de 50.000 hectáreas en lo que va de año. Es esencial mejorar la gestión forestal. Los montes están listos para arder. Este 2012 podría convertirse en el peor año del decenio en cuanto a incendios forestales. Ojalá se equivoque.

La sociedad está cada vez más concienciada ante el problema. Se ha reducido la superficie media incendiada una media de 20.000 hectáreas desde 1992. No obstante, el número de fuegos no se ha reducido y siguen produciéndose en torno a los 18.000 anuales. Los ciudadanos siguen arriesgándose a usar cerillas en el monte.