El tratamiento de las biobasuras
Todavía queda acordar a qué se denominarán biorresiduos, antes de poner en marcha una nueva normativa para el tratamiento de estos restos que en muchos países acaban en vertederos o incineradoras, mientras que otros estados apuestan ya por su reutilización. El tratamiento de los biorresiduos es una cuestión clave para evitar que todos terminemos rodeados de basuras, se trata de fracciones orgánicas que no incluyen el papel y que permiten un reciclaje.

El tratamiento biológico de las biobasuras (restos de comida, poda de jardinería, restos orgánicos, productos biodegradables, deshechos de la industria agroalimentaria) permiten obtener energía eléctrica y compost estandarizado si son aprovechados, algo que contribuirá al ahorro de materias primas y a la lucha contra el cambio climático. Falta unir ciertos criterios en cuestiones de reciclaje para estos productos desde su recogida a su tratamiento, para reducir los riesgos por una mala gestión y minimizar sus efectos sobre el suelo o las propias aguas.

Países como Austria, Suecia, Alemania, Holanda, Bélgica o Italia tienen generalizada la recogida selectiva de los biorresiduos, pero otros muchos aún desconocer lo que deben hacer con estos materiales. Todos los expertos destacan la importancia de la recogida selectiva de estos residuos para el cambio climático, pues la reutilización de estos materiales disminuye su presencia en los depósitos controlados, donde generan gas metano, mucho más nocivo que el CO2.