El vertido de BP ya se considera el peor desastre medioambiental de Estados Unidos
El Comité de Energía y Comercio estadounidense, que investiga el vertido de BP en el Golfo de México, ha encontrado decenas de documentos internos de la petrolera que prueban que existieron recortes y modificaciones en los procedimientos normales para ahorrar dinero y tiempo sólo unos días antes del accidente de la plataforma Deepwater Horizon. BP comenzó a perforar en octubre, pero un mes después la plataforma quedó dañada por el huracán Ida. Entonces, BP cambió a la plataforma de aguas profundas Deepwater Horizon, que empezó a operar el 6 de febrero. BP tuvo que alquilar la Deepwater Horizon durante 43 días más, con un coste diario de, al menos, 500.000 dólares. En otras palabras, cuanto antes acabaran, más barato les salía. Los ingenieros ahorraron dinero y buscaron alternativas más rápidas a la hora de diseñar el pozo, cementarlo y, en general, construirlo para comenzar a perforar cuanto antes. Según estos documentos, en el diseño del pozo se ahorraron entre 7 y 10 millones de dólares. Y, en cuanto a la cementación, aunque el subcontratista Halliburton Inc. recomendó usar 21 “centralizadores” para cerrar el pozo, BP utilizó sólo seis.

Además, y siempre según el comité investigador, BP se saltó un procedimiento que prueba la solidez de la estructura de cemento (que demora entre 9 y 12 horas), mandando a casa al equipo que debía llevarlo a cabo en helicóptero. Menos de 12 horas después, la plataforma Deepwater Horizon explotaba.

Mientras, el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, ha vuelto a visitar la zona y ha comparado el desastre con el 11-S porque considera que va a cambiar la forma de pensar en el medio ambiente y en la política energética. Después de la visita a los estados de Misisipi, Alabama y Florida, los más afectados por el desastre, Obama se dirigió a través de la televisión a toda la nación en horario de máxima audiencia y anunció que va a pedir a los responsables de la empresa BP un fondo de compensación para las víctimas del vertido. El Gobierno estadounidense espera conseguir miles de millones de dólares.

El vertido de BP ya se considera el peor desastre medioambiental de Estados Unidos
Por su parte, algunas estrellas de Hollywood, como Kevin Costner, James Cameron o Robert Redford, se han involucrado para concienciar a la nación para que este tipo de desastres no se vuelvan a repetir, intentando compensar las mentiras de las grandes compañías petroleras. En concreto, Redford está distribuyendo un vídeo en el que condena a las petroleras, las acusa de greenwashing (campañas de publicidad y diseños usados por las grandes empresas para presentar sus productos como respetuosos con el medio ambiente, cuando, en realidad, resultan muy dañinos) y pide a sus compatriotas que usen las energías renovables.
El vertido de BP ya se considera el peor desastre medioambiental de Estados Unidos