Elevada radiactividad en Japón tras el terremoto
Todo son malas noticias. Al parecer esta misma mañana, se ha producido otro seísmo de 6,3 grados en la escala abierta de Richter en la costa de Fukushima, precisamente donde se encuentra la central nuclear de la que se han confirmado fugas radiactivas. Existe elevado riesgo de que se produzca un “desastre nuclear” tras el estallido de tres reactores y el incendio en un cuarto que ha lanzado radiactividad directamente a la atmósfera.

El gobierno japonés ha pedido a las personas que viven en un perímetro de hasta 30 kilómetros de la planta que no salgan de sus casas debido a los altos niveles de radiactividad que se desprenden desde la planta de Fukushima, la cual tiene una fuga radiactiva. Se está rozando la tragedia.

En total son ya más de 200 réplicas las que han sucedido al grave terremoto de 9 grados que se produjo el viernes en la zona nordeste de Japón, causando casi 6.500 muertos y miles de desaparecidos, según los últimos datos oficiales.

La Organización Meteorológica Mundial (WMO) ha asegurado que el viento está dispersando la radiactividad por todo Japón, incluso está llegando a otros países asiáticos. Las partículas radiactivas procedentes de las centrales nucleares japonesas afectadas por el terremoto y el tsunami pueden afectar a la salud de las personas causando raras enfermedades incurables.