Eliminar casi al 100% las emisiones de CO2 de la industria
Si se demuestra la viabilidad y la eficacia de este nuevo método, significaría un enorme paso hacia la solución del problema del cambio climático. Se trata de un proyecto español en el que participan el Centro de Láseres Pulsados (CLPU), el Servicio General de Espectrometría de Masas de NUCLEUS de la Universidad de Salamanca y la empresa Iberdrola Ingeniería. El dispositivo es capaz de eliminar casi al cien por cien las emisiones de gases contaminantes, principalmente el dióxido de carbono (CO2), que emiten las industrias.

La nueva tecnología surge de un proyecto de I+D SIGMA que comenzó hace dos años. Mediante radiación láser, el sistema ioniza los gases contaminantes y los extrae gracias a campos eléctricos y magnéticos. Es, por tanto, una vía para reducir las emisiones de CO2 que no se había probado hasta ahora, un concepto totalmente nuevo.

La aplicación más directa es capturar los gases contaminantes que expulsan las centrales térmicas y otras industrias. Los niveles de CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) aumentan en todo el mundo. La única forma de frenar el cambio climático es disminuir estas emisiones y no lo estamos consiguiendo. Así, la captura de los gases se presenta como la otra opción. La segunda menos mala, por decirlo de alguna forma.

Con todo, no habría que olvidar que es esencial (no sólo para frenar el calentamiento global, sino también para disfrutar de un medio ambiente más sano) desarrollar las energías renovables y potenciar la eficiencia energética. El nuevo método de captura de CO2 es más barato que otros que se han probado.

Método versátil

Eliminar casi al 100% las emisiones de CO2 de la industria
Además, es muy versátil, ya que se puede usar en cualquiera de las fases: antes, durante o después de la combustión. Dependiendo del gas que se quiera eliminar, teniendo en cuenta el tamaño de sus moléculas, se trata de arrancar o introducir electrones y, mediante ionización, separar los distintos componentes. Se usa un láser para canalizar los gases por un conducto.

Esta parte se llama fotoionización. Es una ionización eficiente y selectiva, que actúa sobre el CO2. Para lograrlo el láser tiene una potencia eléctrica de 100.000 MW que se usa sólo en una milbillonésima parte de un segundo.

La técnica se ha probado con cantidades de materia muy pequeñas. El siguiente paso es probarla en el proceso de grandes cantidades de gases contaminantes.