Empresas que se comprometen a salvar al tigre
En el horóscopo chino, el 2 de febrero de 2011 acaba el Año del Tigre (y comienza el Año del Conejo). Aprovechando este cambio de ciclo, la organización ecologista WWF quiere recordar que no se está muy lejos de que también desaparezca el tigre real, un animal en peligro de extinción al que hay que proteger.

Así, WWF, con la colaboración de diversas grandes empresas, ha hecho un llamamiento a las empresas de todo el mundo para que reduzcan su impacto sobre los hábitats del tigre. Demanda, en concreto, una compra responsable de madera, papel, aceite de palma, café y otros productos básicos que se cultivan en el hábitat natural del felino.

Se trata de obtener un certificado que avale que los productos no provienen de cultivos en lugares donde habita el tigre. El compromiso tiene que venir desde las industrias locales hasta la demanda de los consumidores finales en todo el mundo, para así salvar a esta especie en peligro de extinción. Entre el grupo de empresas que apoyan esta reivindicación de WWF se encuentran gigantes como HP, Tetra Pak y Coop, que firmaron la Declaración Corporativa en Defensa del Tigre, un acuerdo conjunto para proteger urgentemente a esta especie.

En la declaración se comprometen a un esfuerzo, a través de las buenas prácticas de empresa, para evitar o minimizar los impactos sobre los recursos naturales en el hábitat del tigre mediante la compra responsable y, si es posible, incluso a mejorar las condiciones de las poblaciones de tigres salvajes. Además, se hace un llamamiento a otras empresas para que se unan al proyecto, tanto en las compras actuales como en las futuras.

Varios países se reunieron en el histórico Foro Internacional de Conservación del Tigre en San Petersburgo, Rusia, y se comprometieron a financiar y desarrollar un plan de recuperación global que duplique el número de tigres en estado salvaje para 2022.

Tan sólo existen unos 3.200 tigres en su hábitat natural. La especie está al borde de la extinción y es necesaria, por tanto, una acción responsable tanto de los gobiernos como de la industria. La conversión de los hábitats forestales para la producción de aceite de palma, fibra y madera amenaza cada vez más la supervivencia de la especie. Actualmente, los tigres sólo viven en un 7% de su área histórica de distribución y continúan perdiendo hábitat.

Otras importantes acciones para la defensa del hábitat del tigre son la creación de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO), que desarrolla normas de certificación creíbles, o el Forest Stewardship Council (FSC) de madera y papel, que apoya prácticas sostenibles y no dañinas para el medio ambiente en lugares como la isla indonesia de Sumatra.