Empresas y ciudadanos cada vez más concienciados con el medio ambiente
La conciencia de los españoles en los últimos es cada vez más ecológica. Esto es lo que ha determinado el último estudio del Eurobarómetro de la UE, en el que se ha destacado que tres de cada cuatro personas depositan sus desechos en los contenedores adecuados. Por otra parte el Eurobarómetro también considera según las encuestas realizadas, que las pymes europeas son cada vez más ecológicas y contribuyen a la sostenibilidad del medio ambiente.

Parece ser que las actuaciones que más priorizan los españoles son el reciclaje y la separación de la basura. En un segundo lugar está el uso de transporte público para evitar la contaminación medioambiental y una reducción en la energía media de cada hogar con técnicas como el uso regulado del agua y un control de la energía eléctrica con el uso de bombillas de bajo consumo.

La ecología se ha convertido en un aspecto sumamente importante para la mayoría de la sociedad, cada vez más concienciada con sus actuaciones. Este tipo de actuaciones de protección al medio ambiente no solo se centran en el consumo personal de cada español, sino también en las empresas. El estudio del Eurobarómetro concluye que al menos un 90% de las pymes europeas está tomando medidas para el uso eficaz de los recursos, y más de un 67% trata de reducir los residuos que generan.

En lo relacionado con los productos reciclados, parece ser que aún queda trabajo por hacer, aunque una de cada tres empresas, ofrece productos o servicios en el ámbito de los materiales reciclados. Un claro ejemplo de ello, es que cada vez más a menudo, vemos en las bolsas de la compra que suministran habitualmente los comercios, cuentan con un logotipo impreso en la parte inferior de la bolsa como el de la imagen.

Empresas y ciudadanos cada vez más concienciados con el medio ambiente

Para poder imprimir este logotipo en las bolsas, las empresas fabricantes, han tenido que obtener un certificado muy importante que garantiza que ese producto cumple las directrices y los procesos para acreditar su biodegradación.

Los organismos de normalización que reconocen el carácter biodegradable de un determinado producto, pueden ser nacionales como es AENOR, europeo como CEN, o de carácter mundial como ISO.
Cada vez que una empresa fabrica un determinado producto conforme a los procedimientos que garantizan su biodegradación, un organismo certificador debe verificar si estos productos cumplen con la norma establecida. El proceso de cumplimiento de estas normas consiste en una serie de auditorías, inspecciones o ensayos en laboratorios independientes.

La certificación de cualquier producto, ya sean bolsas de plástico o cualquier otro producto, es una garantía de cumplimiento de la norma, y por tanto de su carácter ecológico. Un producto BioCom se trata de un producto que ha demostrado que cumple la normativa internacional y que asegura que puede ser tratado en plantas de compostaje industrial.

Empresas que se unen a iniciativas ecológicas

Cada vez son más las empresas que incorporan la acreditación europea a sus procedimientos internos. Un claro ejemplo de ello es Rajapack, una empresa dedicada a la fabricación de bolsas, cajas y embalajes para otras empresas. Uno de sus objetivos en los últimos años es el respeto al medio ambiente y para ello, ha incorporado una serie de procedimientos encaminados al cumplimiento de los criterios recogidos en la UNE EN 13432:2001. Esta norma va enfocada a la fabricación de envases y embalajes, y va encaminada a la vida útil de este tipo de productos. En el caso de Rajapack, se incluyen una serie de productos entre los que se encuentran sus bolsas biodegradables, que además de respetar el medio ambiente, están concebidas para ser biodegradables. Este tipo de productos que lleva a cabo Rajapack, han sido sometidos a un proceso de ensayos y criterios de evaluación que permiten determinar su aceptación final dentro de esta norma. Este tipo de bolsas, no están fabricadas de la forma habitual, sino que para su composición se han utilizado materiales naturales como son el almidón de cereal. Las tintas de las bolsas de esta tipología suelen llevar impresiones al agua que respetan el medio ambiente y no son contaminantes. Este tipo de bolsas están diseñadas para poder ser reutilizadas como bolsas de recogidas de desechos orgánicos, puesto que tras un periodo inferior a 12 semanas, se descomponen sin perjudicar al medio ambiente.

Para más información sobre el proceso de certificación de este tipo de bolsas de plástico biodegradable puede entrar en esta web: http://www.rajapack.es/bolsas-envases/bolsas-plastico-para-acondicionamiento.html