Encuentran ADN de perro en harinas de piensos para animales de granja y domésticos
La salud de personas y animales podría peligrar de confirmarse la trama ilegal de gestión de restos de animales que investiga el Seprona, cuyos análisis técnicos han arrojado un dato estremecedor: se ha encontrado ADN de perro en piensos para alimentar mascotas y ganado.

Ya ocurrió algo parecido con las vacas locas, cuyo pienso estaba adulterado, y parece que la historia se repite o, mejor, que no tiene fin. En este caso, los damnificados serían muchos y muy distintos, afectando tanto a los consumidores (el pienso habría entrado en la cadena alimentaria) como a los animales de granja, a los domésticos, a sus dueños y también a los perros abandonados.

La investigación busca dilucidar la posible elaboración de pienso a partir de los cadáveres de animales, algunos abandonados o enfermos (perros y ovejas), que habrían sido recogidos e incinerados en Galicia y posteriormente tratados en la fábrica salmantina de harinas de pienso para animales Fernando Corral e Hijos.

Carne de consumo humano y pienso

Según sospecha el Seprona, las irregularidades se iniciarían con la misma actividad de las empresas de recogida de miles de animales muertos, incluidas mascotas, en diferentes puntos de la región gallega, como veterinarias (perros que pudieron morir de enfermedad y sacrificados en general), perreras, carnicerías o mataderos.

Encuentran ADN de perro en harinas de piensos para animales de granja y domésticos
De confirmarse las sospechas estaríamos hablando de una auténtica pesadilla hecha realidad: restos de perros en el pienso de los animales cuya carne nos llevamos a la boca, también en la comida de nuestras mascotas… Igualmente, se habría estado condenando a pobres perros abandonados a este trágico destino, amén del gran riesgo alimentario que supondría para la cadena alimentaria, similar al que supuso la crisis de las vacas locas. Increíble panorama, el que se barrunta.

La alarma social dispara los análisis

El análisis que ha encontrado ADN de perro y ovejas en las harinas ha sido realizado por el laboratorio de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco-Cecopesca), el único en España reconocido por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para identificar especies animales con análisis genéticos.

Encuentran ADN de perro en harinas de piensos para animales de granja y domésticos
La alarma social generada ha llevado a reclamar sus servicios a numerosas autoridades sanitarias y empresas de piensos de animales de granja y de mascotas que usan estas harinas para determinar si hay en ellos restos de perro u oveja, pues la fiabilidad del análisis de ADN es total incluso en alimentos procesados.

Estafa en la incineración de mascotas

Las empresas relacionadas con la trama, además, tienen al menos 19 expedientes por irregularidades, abiertos por la Xunta y la Junta de Castilla y León en los últimos años. En esta ocasión, la investigación, dirigida por un juzgado de Pontevedra, se abrió tras realizarse varias denuncias ante la Guardia Civil, una de ellas de una protectora de Cambados.

El refugio de animales fue alertado por vecinos de la zona de Vigo que se quejaban de haber sido estafados en la incineración de sus mascotas, después de que la Guardia Civil hallase miles de cadáveres de perros en una fosa común de Val Miñor y en una nave industrial de As Neves. De aquello hace año y medio, pero es ahora cuando han salido a la luz los resultados de la investigación iniciada entonces.

Transportistas de cadáveres y fabricantes de harinas

Por su parte, la empresa gallega S.E.A., encargada de llevar a incinerar a Castilla y León los cadáveres recogidos en la zona de Vigo ha anunciado que demandará por estafa a Fernando Corral e Hijos, asegurando que su empresa sólo se dedicó a hacer el transporte.

“Yo he pagado por la destrucción de esos cadáveres, pero desconozco lo que la empresa hizo después con ellos. Estoy cumpliendo la ley a rajatabla”, asegura su dueño, que también tiene una residencia canina en el sur de Pontevedra. A su vez, en contraste con el hermético silencio mantenido por Fernando Corral e Hijos, S.E.A. explica que se llevaba los animales a incinerar fuera de Galicia, donde existe una empresa que lo hace, era porque allí le salía más económico… y bla, bla bla.

En fin, un auténtico lío porque, además, la Guardia Civil implica a una docena de firmas y personas, la mayoría gallegos, que presuntamente llevaban a la fábrica de Salamanca miles de perros y otros restos de otros animales muertos. Pero algo está claro: todavía hay bastante que investigar para saber la verdad, toda la verdad sobre esta truculenta historia para no dormir que, mucho me temo, tan sólo ha comenzado.