Energía proveniente de bostas de vaca
Ya hemos hablado alguna vez de la importancia de la innovación, las nuevas tecnologías, pero, sobre todo, de la imaginación, para encontrar nuevos métodos para generar energías sostenibles y limpias. Aunque en este caso no estoy seguro de que se puedan llamar limpias, ya que de lo que se trata es de generar energía eléctrica a partir de la mierda de las vacas. Así que teníamos energía eólica, energía solar, energía térmica y ahora tenemos energía…

El funcionamiento es sencillo. Las bostas de vaca contienen gas metano, un gas, además, responsable del efecto invernadero (en mayor medida incluso que el dióxido de carbono). Sólo hay que capturar ese gas y transformarlo en electricidad.

Una empresa láctea de China ha creado un aparato que es capaz de convertir este metano proveniente de las cacas de sus vacas y que es diez veces más grande de lo habitual. Con este aparato se generan 5,66 MW de energía eléctrica. Esta cantidad es la misma que gastan miles de familias: cubriría el gasto medio de 3.500 hogares estadounidenses, pero de muchos más hogares chinos, ya que consumen menos energía.

Este transformador de caca en electricidad funciona con las bostas expulsadas por 60.000 vacas y lo convierte en el mayor sistema del mundo que produce electricidad a partir del metano de excrementos. Expertas, como la profesora Ann Wilkie, de la Universidad de Florida, señalan que este proyecto demuestra las posibilidades de usar biogás.

Además, el método tiene otras ventajas, pues reduce los residuos, los olores y aumenta el valor de las bostas como fertilizante orgánico, ya que es más seguro que el estiércol crudo. Y, como decimos, es una forma de que el metano no llegue a la atmósfera y contribuya al efecto invernadero.

Bien, está claro que todo son ventajas. Sólo hay que buscar otros animales cuyos excrementos contengan metano.