Energía solar fotovoltaica de concentración
La energía solar fotovoltaica de concentración sigue en fase de desarrollo, pero ya funciona con células solares fabricadas con materiales semiconductores (arseniuro de galio) que aprovechan la eficiencia de la radiación solar en un 40%, el problema es que esos materiales son muy caros. La CPV es una tecnología se utiliza desde hace tiempo en los paneles de los satélites y las naves espaciales.

El problema es que los materiales de fabricación son muy caros, lo que se tienen que instalar células muy pequeñas y emplear espejos, lentes o prismas para aprovechar la máxima luz solar. Los fabricantes van a hacer un esfuerzo para que las nuevas células de tercera generación alcancen una eficiencia suficiente para construir plantas con gran cantidad de paneles solares, y lograr potencias superiores a los 100 megavatios (MW), que permitan suministrar la energía producida a la red eléctrica o utilizarla para producir hidrógeno.

Otro de los problemas es que las células fotovoltaicas de concentración sólo funcionan a pleno rendimiento en días completamente despejados y con radiación directa, lo que reduce su uso óptimo.