Enterrar dióxido de carbono
Sabemos que generamos mucho dióxido de carbono y estamos tratando de no hacerlo en cantidades tan grandes, pero ¿qué podemos hacer con este gas nocivo (además de conservar árboles y plantas para que lo conviertan en oxígeno)?

Un grupo de investigadores estadounidenses y británicos están estudiando la posibilidad de almacenar bajo tierra dióxido de carbono junto a bacterias y urea, una solución duradera y, sobre todo, segura. Esta investigación medioambiental para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero es una alternativa que muchos consideran válida, mientras la sociedad realiza el cambio para no depender de los combustibles fósiles utilizando las energías renovables.

El método consiste en recoger dióxido de carbono e inyectarlo a cientos de kilómetros de profundidad en un suelo rocoso, normalmente en un pozo petrolífero en desuso, o bien inyectar este gas bajo la tierra, en napas de agua salada no potables. El mayor problema es que pueden existir filtraciones que harían que el CO2 se incorporara nuevamente a la atmósfera. Es por esta causa que los científicos tratan de manipular ciertas bacterias para que hagan de sustancia sellante y bloqueen los espacios porosos de las rocas. Así, alimentan a las bacterias con urea de forma que crean una película que bloquea estos espacios por donde puede escapar el dióxido de carbono.

“Si alimentamos a las bacterias con urea podemos hacer que formen una película, una suerte de sustancia pegajosa que bloquea los espacios porosos de las rocas, para que el CO2 no se escape”, ha comentado Andrew Mitchell, investigador de la Universidad de Aberystwyth, en el Reino Unido, quien participó en el estudio junto con sus colegas de la Universidad del Estado de Montana, Estados Unidos. Además, las bacterias pueden hacer que el gas se transforme en un mineral sólido, con lo que “es mucho más difícil aún que se escape”, añade Mitchell. La tercera función que cumplen las bacterias es alterar el agua para que disuelva mayores cantidades de dióxido de carbono.