Equo recicla y reutiliza carteles electorales de otros partidos
La formación política Equo, recientemente creada para presentarse a las elecciones generales de España como una alternativa para los votantes preocupados por la ecología y la justicia social, predica con el ejemplo lo que propone en su programa electoral. Hay que reciclar, desde el sistema político injusto y alejado de los ciudadanos que hay en este momento hasta los propios carteles electorales.

Así, la acción tiene un doble significado. El literal, con el que se reutiliza un material, y el metafórico, una llamada al reciclaje político que propugna la formación liderada por Juan López de Uralde, renovar la forma de hacer política de partidos como el PP, el PSOE o CiU.

Equo ha decidido no colgar los carteles en la calle, un método tradicional para hacer campaña de los partidos mayoritarios. Ellos hacen campaña de otra forma y han decidido ponerlos a la venta en el portal de subastas eBay, con un precio de salida de noventa euros. Es su manera de financiar su campaña electoral.

Pero hay más. Equo quiere denunciar con esta acción el derroche que se produce en las campañas electorales. Derroche en dinero (en una época en que los políticos tratan de convencer a la población de que no hay dinero para nada) y derroche en recursos (cuando este planeta no aguantará muchos años más una presión ambiental de este calibre). Y todo por arañar unos pocos votos de los indecisos, pues los grandes partidos cuentan con una amplia cifra de votantes fieles.

Equo usa los residuos para lanzar un mensaje: hay que reciclar todo, también la política. Se trata de un uso más cualitativo y simbólico de los carteles. En cierto modo, es apostar por la eficiencia. No hay que colgar tantos carteles que, durante unos días, inundan las calles de las ciudades. Hay que fomentar un debate político responsable y que tenga en cuenta a los ciudadanos.

Tal vez, el próximo domingo 20 de noviembre se produzca un hecho histórico en España (que seguiría la senda abierta por Alemania y otros países europeos) y un partido verde entre en el Congreso español.