¿Qué es la ecología emocional?
La ecología emocional es un expresión que se refiere a aspectos fundamentales para una vida saludable y en armonía con uno mismo y con el entorno entendido en sentido amplio.

El término lo debemos a Mercè Conangla y Jaume Soler, expertos en psicología humanista y gestión emocional, quienes lo acuñaron en 2002. Básicamente, desde un enfoque práctico, la ecología emocional nos permite gestionar nuestros sentimientos canalizando su energía para construir una vida feliz y sostenible de forma creativa o única.

Mente y emoción trabajan juntas para guiar nuestras acciones de cara a mejorar nuestra persona en términos individuales y también como parte de los sistemas sociales. De este modo, tan importantes son los valores de la responsabilidad como el de la conciencia del impacto emocional global.

Seres vivos y naturaleza

La ecología emocional se fundamental en distintos pricipios, todos ellos tendentes a crear una conciencia responsable hacia uno mismo y hacia lo que nos rodea. Entre otros principios, se alude al principio de libertad (capacidad de discernir y decidir), de responsabilidad (capacidad de controlar lo que depende de nosotros), de respeto (respetarse a uno mismo y no invadir, es decir, respetar lo diferente), de prevención (conducta que crea y aporta bienestar) o el principio de conservación como alternativa preferible a la regeneración.

¿Qué es la ecología emocional?
También se propugna la coherencia como ejercicio de expresión del verdadero pensamiento y de nuestros auténticos sentimientos. Una interesante manera de estar en el mundo o, lo que es lo mismo, de vivir en este planeta. Sin duda, esa coherencia está muy relacionada con como el principio de unicidad, que alude a nuestro gran error ha sido creer que la humanidad podía vivir desconectada del resto de seres vivos. Muy al contrario, además de nuestra faceta social, somos parte de un ecosistema natural y a él nos debemos.