Escuchar a los pájaros puede tener beneficios psicológicos
Quien haya estado tranquilamente en el campo y haya escuchado el trino de los pájaros, sabe que es uno de los sonidos más relajantes del mundo, un sonido que ha inspirado poesías y canciones. La naturaleza puede potenciar la creatividad del ser humano y le hace sentirse bien, a gusto, en armonía con el universo. Ahora, un grupo de científicos ha decidido estudiar el fenómeno.

Investigadores de la Universidad de Surrey (Reino Unido), apoyados por el National Trust y el Surrey Wildlife Trust, van a estudiar durante tres años el impacto que pueden tener los pájaros en la creatividad del ser humano y en el sentido de bienestar que se experimenta. Dicho estudio analizará el impacto psicológico de escuchar cantos de pájaros, estudiando si ayuda a la relajación, puede ayudar a la capacidad para completar tareas e, incluso, pensar de manera creativa.

Eleanor Ratcliffe es el investigador jefe del estudio. Ha señalado que hay un interés creciente en la comunidad científica por estudiar la psicología ambiental, es decir, cómo el mundo natural afecta a las personas. Se trata de entender el poder de determinados sonidos naturales. No sólo los cantos de los pájaros relajan, también el sonido del mar, el sonido de una tormenta lejana, el viento entre las hojas de los árboles.

En el estudio se van a analizar estos efectos, en primer lugar, sobre los aficionados a observar los aves, para después, hacer lo propio con la población en general. Claro que hay diferentes sonidos. No es lo mismo el chillido estridente de una agresiva urraca que el posible efecto calmante del canto de un mirlo.

Ratcliffe comprobará también el efecto del canto de los pájaros en el cerebro de las personas y en su comportamiento. También analizará si escuchar grabaciones tiene el mismo efecto que escuchar el canto de los pájaros en las ciudades y el campo.