España prohibirá el uso de bolsas de plástico en 2018
Bajo el eslogan “Cambia la bolsa de una vez” por todas, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha lanzado una campaña para animar a todos a no usar más bolsas de plástico de un solo uso. Esta campaña recorrerá todas las Comunidades Autónomas para llegar a consumidores y agentes económicos y sociales. La ministra, Elena Espinosa, para promocionar dicha campaña, ha recogido las bolsas que le han entregado un grupo de jóvenes para cambiárselas por otras multiuso. La campaña de sensibilización está dirigida a reducir el elevado consumo de bolsas de plástico de un solo uso y animar a su reutilización y reciclado.

Esta campaña informativa y de concienciación se desarrollará desde este mes de agosto y en diversas etapas a lo largo de 2010 y 2011. Su fin es concienciar a todos los consumidores, así como a los agentes económicos y sociales implicados (fabricantes, comerciantes e instituciones) sobre la utilización responsable de las bolsas de plástico a través de otros hábitos de consumo. Este mismo verano, la campaña se difundirá por las playas más populares del norte y del este de España y, el próximo verano, por las del sur, ya que las playas son las zonas turísticas donde más se desperdician bolsas de plástico. En otoño e invierno, especialmente en Navidades, la campaña llegará a mercados municipales y superficies comerciales, lugares donde se distribuyen el 40% del total de las bolsas de plástico que se utilizan. También se realizarán diversas actividades en campus universitarios.

A largo plazo, el Gobierno de España quiere que las bolsas de plástico de un solo uso desaparezcan del todo en 2018. Para ello, en ese año, y tras un medido calendario de acciones que se esperan cumplir, se concluirá con la prohibición de distribuir este tipo de bolsas (con la única excepción de las utilizadas para envolver pescado o carne).

La fabricación de estas bolsas se realiza con petróleo y esto es algo que el público debe conocer. Para ello, el Ministerio tomará algunas medidas. A partir de 2015, los supermercados y cualquier superficies que las use tendrán la obligación de incluir en las bolsas un mensaje fijado por el Ministerio alusivo a los efectos que provocan en el medio ambiente. Los fabricantes de plástico no están de acuerdo con la medida, que presumiblemente afectará negativamente a su contaminante negocio.