España, sequía y ahorro de agua
Poco a poco, los ciudadanos de países secos como España aprenden a ahorrar en su consumo diario de agua y avanzan en los buenos hábitos de uso de un recurso tan preciado. Pero, se tiene que seguir en esa línea. Más aún cuando se espera una nueva disminución de la cantidad de agua disponible debido a la sequía meteorológica que afecta al país.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ya anunció que se había producido el trimestre diciembre-febrero más seco en España desde los años cuarenta del siglo pasado. España está inmersa en una sequía que podría ser catastrófica si las condiciones no cambian radicalmente. Los embalses españoles están al 62.43% de su capacidad, un 15% menos que el año pasado en la misma época (77,39%).

El consumo medio de agua de los hogares españoles disminuye cada año. Pero, en 2009, todavía se situaba en 149 litros por habitante y día, frente a los 25 que se consumen en países en desarrollo y los 80 litros que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cubrir las necesidades vitales y la higiene personal. Se puede ahorrar más.

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, ha emitido una serie de recomendaciones dirigida a los consumidores para asegurar la pervivencia de este recurso a largo plazo y para todos.

Entre otras medidas para reducir el consumo de agua, ASGECO Confederación continúa insistiendo en acciones que todos conocemos de sobra, como la necesidad de ducharse en vez de bañarse, cerrar el grifo al cepillarse los dientes o mientras lavamos los platos y no utilizar el inodoro como papelera.

Pero ofrece más consejos, quizá no tan conocidos, como los siguientes:

    – Reparar inmediatamente las fugas. Diez gotas de agua por minuto suponen 5.000 litros de agua al año desperdiciados.
    – Lavar los vehículos en los lavaderos automáticos, ya que están adaptados para hacer un uso eficiente del agua.
    – Descongelar los alimentos a temperatura ambiente, no bajo el grifo: se pueden ahorrar 15 litros.
    – Lavar la fruta y la verdura en un bol: se ahorran 10 litros.
    – Elegir plantas autóctonas para el jardín y las macetas, ya que están adaptadas al clima local.
    – Regar al anochecer, evitando pérdidas por evaporación.
    – Concienciar a familiares y amigos para que ellos también sigan estos sencillos consejos.

El actual modelo de consumo es claramente despilfarrador. Algunos estudios publicados sobre la huella hídrica indican claramente que hemos llegado a los límites de un sistema de producción y consumo insostenible.