Esperanza para el atún rojo
Científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) han obtenido, por primera vez, puestas masivas viables de atún rojo en cautividad sin necesidad de inducción hormonal. Se ha conseguido este gran paso para recuperar la especie en las instalaciones del IEO de la Región de Murcia. Este hecho nunca había ocurrido antes lejos de sus zonas naturales de desove y demuestra el avanzado grado de domesticación que han alcanzado los atunes empleados en el proyecto como consecuencia de su permanencia en dichas jaulas experimentales durante más de tres años.

Desde el pasado 18 de junio de 2010, en las instalaciones del Centro Oceanográfico de Murcia del Instituto Español de Oceanografía, se obtienen diariamente puestas de huevos viables de atún rojo en el marco del proyecto SELFDOTT, coordinado por Fernando de la Gándara. Éste es el segundo año consecutivo que el IEO obtiene puestas viables de atún rojo. pero a diferencia de la primera vez, en esta ocasión no ha sido necesario inducir la puesta con implantes hormonales, sino que éstas han sido espontáneas.

Las puestas, que en un solo día superaron los diez millones de huevos viables, se están recogiendo en dos viveros experimentales que el proyecto SELFDOTT tiene en El Gorguel (Cartagena), gestionados por la empresa Caladeros del Mediterráneo, S.L., que también participa en el proyecto. Los huevos serán procesados en la Planta de Cultivos de Mazarrón del Centro Oceanográfico de Murcia del IEO. Una parte se enviará a diversos laboratorios socios del proyecto: IFREMER Palavas en Francia, el Hellenic Centre for Marine Research(HCMR) en la isla de Creta (Grecia) y el Centro Nacional de Maricultura (NCM) en Eilat (Israel); y el resto se utilizarán para iniciar los experimentos sobre cultivo larvario previstos en el proyecto SELFDOTT, los cuales serán realizados en el Centro Oceanográfico de Murcia del IEO bajo la supervisión de Aurelio Ortega, investigador del mismo.

En la pasada campaña de cultivo larvario se completaron, en la Planta de Cultivos Marinos de Mazarrón del Centro Oceanográfico de Murcia, los experimentos previstos en el proyecto conducentes a avanzar en el conocimiento de las condiciones de temperatura, fotoperiodo, hidrodinámica y alimentación más adecuadas para la consecución de mayores supervivencias y crecimientos. El último juvenil de atún sobrevivió 73 días, alcanzando una talla de 14 centímetros y un peso de 30 gramos. Tras esta experiencia, en la presente temporada se espera superar ampliamente los resultados. La obtención de huevos viables de atún rojo a partir de individuos cautivos es el primer paso para la producción de esta especie de forma independiente, sin recurrir, obligatoriamente, a la explotación de los mermados bancos naturales, de manera que en el futuro se pueda abastecer el mercado de una forma sostenible.