Según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la compañía de seguros Allianz, indica que Canadá, Estados Unidos y Rusia son los tres mayores emisores de dióxido de carbono per cápita del mundo. Uno de los gases que más contribuyen al calentamiento global.
Según el estudio, Canadá emite 24 toneladas de dióxido de carbono por cada habitante, lo que supone un 27 por ciento de aumento entre 1990 y el 2004. Estados Unidos tiene la misma emisión per cápita y ha experimentado durante el periodo un aumento del 16,3 por ciento.
Por su parte, Rusia emite 15 toneladas de CO2 por habitante pero entre 1990 y el 2005 sus emisiones se redujeron un 28,7 por ciento. El cuarto puesto lo ocupa Alemania, que emite 12 toneladas de CO2 por habitante y las ha reducido un 18,4 por ciento de 1990 al 2005.
Mientras WWF daba a conocer estos número en Ottawa, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, señaló en Berlín, donde se encuentra para participar en una reunión entre la Unión Europea y Canadá y posteriormente la cumbre del G8, dijo que su plan puede servir como modelo para EE.UU. y China.
Harper, que en el pasado calificó el Protocolo de Kioto como un “complot socialista” y desde que llegó al poder en el 2006 ha dicho que Canadá no cumplirá sus compromisos adoptados bajo el tratado, añadió que “es urgente empezar a trabajar”.
El gobierno del conservador Harper ha establecido reducciones domésticas basadas en intensidad y no en términos absolutos, lo que permitirá a los sectores más contaminantes, como la boyante industria petrolífera canadiense, aumentar sus emisiones totales durante los próximos años. La postura del gobierno canadiense ha sido duramente criticada por grupos ecologistas y los partidos de la oposición.