Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
Los grandes inventos, esos que acaban difundiéndose de forma exponencial, suelen tener en común varias características. Entre ellas, los inventos redondos solucionan un problema común y lo hacen de forma eficiente. Es decir, con eficacia y a bajo coste.

La propuesta de un estudiante vietnamita, Nguyen Tan Loi, de 17 años, podría formar parte de estas grandes ideas que se plasman en ingenios portentosos, tan simples como geniales. En este caso, nuestro protagonista afirma haber inventado una máquina que produce agua dulce a partir de agua salada.

Además, asegura que si llega a la fase de producción industrial su comercialización sería una gran oportunidad para millones de personas que carecen de agua potable. En particular, por su bajo precio, que calcula inferior a los 45 dólares la unidad.

La chispa de la solidaridad

¿Pero, cómo surgió la idea? El lugar donde reside Loi tiene mucho que ver con la decisión de crear un artefacto como este. No tanto su ciudad, sino una zona cercana que visitó casualmente este estudiante del Instituto Nguyen Dinh Chieu de la localidad de Ben Tre, capital de la sureña provincia del mismo nombre.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
La idea se le ocurrió tras visitar una población marginal costera, donde el agua potable es un auténtico lujo. Quedó sorprendido y al tiempo entristecido al ver con sus propios ojos las penurias que tenía que pasar aquella gente.

Tanto por el contraste que suponía su carestía con respecto a la infinita abundancia de agua que había en el mar como por lo cara que les costaba el agua dulce. Sobre todo, teniendo en cuenta que eran familias muy humildes y que la sequía era un mal endémico de la zona.

La pena que sintió le hizo querer ayudarles. Su solidaridad le llevó donde ni él mismo había imaginado. Lo único que tenía claro era que comenzar a trabajar en ello era el camino para lograrlo. Y así lo hizo, se puso con ello en mayo de 2015 y el pasado mes de enero tenía su invento delante de sus ojos.

Así es la máquina que inventó

Casualmente, en su colegio dos estudiantes habían creado una máquina parecida, pero como suele ocurrir con este tipo de soluciones, el coste era demasiado alto. Y esa falta de eficiencia era la que él tenía que superar si quería que su solución realmente lo fuera.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
Para ello, aplicó un enfoque diferente. El objetivo seguía siendo el mismo, pero aplicó un planteamiento distinto que finalmente resultó exitoso. Eso sí, cuenta que tuvo que superar un fracaso tras otro.

La consensación del agua o lograr que se calentara lo suficiente fueron dos desafíos complicados, y los tuvo que pelear. De derrota en derrota, fracasando y sumando pequeños grandes éxitos, este talentoso estudiante alcanzó la victoria final, si bien todavía queda un buen camino por recorrer.

Podemos afirmar que ser inasequible al desaliento dio sus frutos, entre otras razones gracias a una muy especial: la ayuda que le brindó Truong Huu Dung, uno de sus profesores, cuya orientación fue clave para implementar el proyecto.

Su máquina fue una segunda versión de aquella primera, pero con la grandísima diferencia de resultar asequible y, por ahora, también ser de uso doméstico, explica Dung.

Actualmente, por lo tanto, logra un rendimiento algo limitado, pero suficiente para poder beber agua potable. Es decir, podría hacer una gran diferencia para muchas personas, un punto y aparte, realmente decisivo en sus vidas, pero no les abastecería para otros usos, más allá de beber a diario.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
A nivel técnico, consigue realizar el proceso gracias a fuentes renovables, con lo que logra al mismo tiempo ahorrar combustible, dinero y proteger el medio ambiente. Su funcionamiento, en efecto, es posible gracias a la energía que obtiene a través de un panel solar que lleva incorporado.

Las mejoras que Loi ha aportado, según su profesor, están relacionadas con la mejora de las unidades de retención de calor y de destilación, por lo que su máquina tiene mayor capacidad.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
Básicamente, la máquina se compone de tres partes principales. La primera, hecha de tubos de vidrio que pueden absorber el 93 por ciento de la energía solar para calentar el agua. La segunda parte es un tanque de aislamiento en forma de T hecho con materiales plásticos resistentes al calor y la tercera es un tanque de destilación hecho con cristal de 8 mm.

Próximos retos

“La primera maquina tiene poca capacidad porque solo tiene un tubo de plástico. Solo proporciona el agua suficiente para beber. Pienso crear una máquina con siete tubos de plástico que producirá 30 litros de agua diarios”, explica el padre de este invento de conversión de agua salada.

Aunque la máquina está teniendo un funcionamiento bueno, Loi quiere ir más allá. Básicamente, su objetivo es satisfacer las necesidades de agua domésticas. Que su máquina sea útil en el día a día de personas que tienen acceso al agua salada pero no al agua potable.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
En este sentido, su precio estimado es bajo precisamente por esta misma razón. El fin que se persigue es hacerla servir para personas pobres de las zonas rurales, por lo que “debía ser lo suficientemente barata para que pudieran pagarla”, apunta.

Unas 884 millones de personas carecen de un acceso seguro a agua potable, advierte la ONU, y el problema se acrecienta a consecuencia de la superpoblación mundial y de los eventos extremos asociados al cambio climático. Desde 2010, el acceso al agua potable y saneamiento se ha considerado como un derecho humano el acceso a agua potable y a saneamiento.