Estudiantes uruguayos crean hormigón a base de cáscara de arroz
Un grupo de estudiantes de secundaria uruguayos ha logrado crear un material de construcción ecológico a partir de desechos de cáscara de arroz, desechos no degradables de la producción arrocera cuya quema afecta a la salud de la población y al medio ambiente. Los estudiantes viven en una ciudad a 400 kilómetros de Montevideo, capital de Uruaguay, llamado Río Branco. Esta localidad tiene dos problemas, según los propios estudiantes: “la contaminación por la quema de cáscara de arroz y la falta de recursos para construir viviendas”. Con el nuevo material, por tanto, se abordan ambos problemas. Los siete alumnos que han participado en el proyecto consiguieron el primer premio en la Feria Nacional de Ciencias.

El material es un sustituto ecológico del hormigón, indispensable para la construcción de edificios. De hecho, así ha sido bautizado el nuevo material por el grupo: “hormigón ecológico”. Está compuesto de cáscara de arroz, arena, cemento Portland y algunos aditivos y fue sometido a diversos ensayos: prueba de probeta, cono de Abrams, ensayo brasileño, estudio térmico, aislación de humedad y corrosión por ácidos. “De esta forma pudimos comprobar que habíamos obtenido un material liviano, apto para ser utilizado en la construcción de viviendas prefabricadas”, dijo uno de los alumnos.

La profesora de química que supervisaba el experimento, Gloria Comesaña, ha afirmado que “el material es resistente, además de ser un buen aislante térmico y de humedad”. En todo caso, hay que señalar que es un hormigón liviano que no sirve para construir cimientos ni vigas de carga, pero sí para levantar techos livianos o paneles prefabricados. El grupo está compuesto por los estudiantes Camila Denis, Mary Goicochea, Sergio Apolinario, Juan Melgar, Juan Pérez, Fabricio Techera y Nicolai Wasen.

No es el primer hormigón que se fabrica de manera ecológica. Un ingeniero del Instituto Tecnológico de Georgia, en Entados Unidos, ha conseguido elaborar un hormigón hecho con ceniza.