Estudio europeo de contaminantes: España tiene elevados niveles de mercurio
El proyecto europeo Democophes ha valorado la exposición a cinco contaminantes (mercurio, cadmio, cotinina, metabólitos de ftalatos y Bisfenol A) en entornos rurales y urbanos de 17 países. En España, no existe riesgo para la salud, pero los niveles de mercurio son más altos que la media.

El principal objetivo del proyecto era conocer qué nivel de exposición tienen los ciudadanos europeos a algunos de los principales contaminantes del medio ambiente con efectos adversos sobre la salud. El análisis ha sido financiado por el programa LIFE+ de la Unión Europea.

Las conclusiones han sido presentadas por investigadores de los 17 países participantes. La exposición a esos cinco contaminantes se ha medido durante dos años. El bisfenol A se ha medido en una muestra de 120 parejas madre-hijo de entornos rurales y urbanos.

Por primera vez, todos los países en los que se han medido las sustancia contaminantes han utilizado la misma muestra poblacional, los mismos biomarcadores e idéntico sistema de garantía de calidad. De este modo, aunque los datos de los análisis se procesaran en diferentes laboratorios, los resultados son comparables entre sí.

Con este método, por tanto, se va a establecer una base de datos europea fiable y completa sobre los biomarcadores seleccionados, así como relacionar la exposición a los contaminantes con hábitos de vida. El objetivo final es mejorar las políticas ambientales de los países.

Los hábitos de vida, la localización y el clima afectan a los resultados. De manera general, no existe riesgo para la salud en los niveles detectados en España, pero los niveles de contaminación en mercurio son de los más altos, así como algunos de los metabolitos de pftalatos.

Muestras de pelo, sangre u orina

Los investigadores piden que se creen comisiones nacionales y europeas para proponer las acciones preventivas y correctivas necesarias para garantizar la salud de los ciudadanos.

La biomoniorización humana (HBM) ha demostrado ser una herramienta muy útil para la protección de la salud humana y la prevención de enfermedades ambientales, pues proporciona una medida integrada de la exposición de los contaminantes en el ser humano. Para conseguir dicha medida se analizan los contaminantes o sus metabolitos en muestras de pelo, sangre u orina.

La evaluación de biomarcadores o los estudios de biovigilancia determinan la exposición interna en los individuos, proporcionando una base para estimar los riesgos de salud mediante la integración de todas las fuentes de exposición: medioambiental, dieta y estilo de vida.