Europa come, Brasil se queda sin selva
Los europeos comen y usan los biocombustibles y los brasileños acaban con sus recursos naturales. Así es este mundo. Según un informe recientemente publicado, los devastadores impactos en la selva de Brasil son causados, en gran parte, por la expansión de los cultivos de soja y caña de azúcar y por la ganadería extensiva, materias primas que sirven para alimentar y proporcionar combustibles ¿ecológicos? a los europeos.

El informe ha sido publicado por el grupo ecologista Amigos de la Tierra Europa. En este continente, crece la demanda de carne, piensos para animales y agrocombustibles, lo que repercute en una continua destrucción del Amazonas y el Cerrado en Brasil.

Mientras se sigue deforestando la selva brasileña, los responsables políticos europeos debaten el futuro de la agricultura. Amigos de la Tierra pide que se reduzca la dependencia de las importaciones de soja para la alimentación de animales en el marco de la reforma de la Política Agraria Común Europea (PAC). El informe se presenta con un título bastante gráfico, De la selva al plato. En él se recopilan datos como que la Unión Europea es el cuarto importador de carne de Brasil, con más de 250.000 toneladas de vacuno importadas en 2009; o que es uno de los principales mercados para la soja y la harina de soja brasileña, pues compra hasta un tercio del total de la producción de dicho país. Además, fue el máximo importador mundial de etanol brasileño proveniente de la caña de azúcar en 2009, con un 26,5% del total de las exportaciones de Brasil.

Por tanto, es esencial que los gobiernos europeos reformen urgentemente la PAC (Política Agraria Común) de modo que se reduzca la dependencia de soja importada para alimentación animal y se recorten los planes de expansión de agrocombustible. La destrucción de la selva Amazónica y el Cerrado en Brasil tiene graves consecuencias para el clima, la biodiversidad y las vidas de miles de personas.

Además, según este informe, se prevé que la producción de las tres materias primas citadas siga creciendo. A este ritmo, en 2020, la superficie cultivada de soja aumentará cinco millones de hectáreas, y la ganadería y la producción de caña de azúcar un 25%. Aún se talan al año 6.450 kilómetros cuadrados de Amazonas cada año, mientras que en el Cerrado son cerca de 20.000.