Europa come más pescado del que produce
España agotará sus reservas pesqueras para 2011 hoy, 9 de mayo de 2011. Dicho de otra forma, los españoles han comido todo el pescado pueden pescar en sus aguas siguiendo las cuotas para un sistema sostenible. A partir de ahora, sólo se consumirá pescado procedente del resto del mundo. Así se desprende de un estudio de la New Economics Foundation (NEF) y la organización Ocean 2012, que lucha por detener la sobrepesca en Europa y desarrollar una política pesquera con criterios sostenibles.

El informe, titulado “Fish Dependence” (Dependencia de pescado), quiere llamar la atención sobre la creciente dependencia de la Unión Europea del pescado procedente de otros lugares y revela hasta qué punto los países europeos están importando pescado, mientras exportan el procedente de la sobrepesca. Los recursos pesqueros son un recurso renovable, pero, de acuerdo con las cifras de la Comisión Europea, se está pescando en las aguas europeas más rápidamente de lo que el pescado puede regenerarse. Ésa es la causa por la que se va en busca del pescado de otros países.

En España, el día en que comienza a depender de pescado de otros países se produce antes que para la media de la Unión Europea. Al ritmo de consumo actual, se consume todo el pescado en el primer tercio del año, es decir, que aproximadamente dos de cada tres pescados consumidos en España vienen de fuera de la Unión Europea.

Este informe denuncia que la UE cuenta con unos de los mayores y más ricos caladeros del mundo, pero que no se está gestionando de forma responsable. Para satisfacer el creciente consumo de pescado, se sobreexplotan los caladeros y se exporta la sobrepesca a otras partes del mundo. Esto puede llevar a una catástrofe sin solución, a no ser que se detenga inmediatamente la sobrepesca y se permita la recuperación de las poblaciones de peces europeas hasta unos niveles que permitan una pesca sostenible y, a partir de ahí, consumir sólo lo que se pueda pescar de forma sostenible. Casi suena a utopía.

Además de España, Portugal y Francia son los países que más pescan dentro de la Unión Europea. Y también son los que más consumen. Sin embargo, parece que no hacen nada por garantizar que haya pescado en el futuro. Disfruta del pescado ahora, porque tal vez dentro de unos años, no puedas.

El problema tiene solución

El informe muestra cómo, tras fracasar a la hora de gestionar nuestros propios recursos pesqueros, los estados miembro de la UE se abastecen ahora de pescado procedente de otras partes del mundo, en lugar de intentar que las poblaciones de pescado se recuperen. Una vez más las matemáticas explican el fenómeno: se come más pescado del que se puede producir en las aguas europeas. Por tanto, se está jugando con el futuro de los recursos pesqueros y de las comunidades que dependen de la pesca, poniendo en peligro empleos y la subsistencia de muchas poblaciones, dentro y fuera de la UE, que viven del sector.

La buena noticia es que se puede invertir la situación. La reforma de la Política Pesquera Común de la UE tratará de conseguirlo.

Algunos datos del informe “Fish Dependence” que se pueden destacar son los siguientes:

– El día en el que España entra en fase de dependencia de pescado llega ha llegado esta año tres semanas antes que en el año 2000. Por tanto, el nivel de dependencia está creciendo.

– La cría de pescado en piscifactoría no ha conseguido frenar la creciente dependencia que tiene España del pescado de otros lugares.

– España se encuentra entre los países más dependientes de pescado dentro de la UE, junto con Portugal (desde el 26 de abril), Alemania (desde el 27 de abril) e Italia (desde el 30 de abril).

– Cada ciudadano español consume de media 44,8 kilogramos de pescado al año, algo más del doble del consumo medio europeo (22,1 kg) y claramente por encima del consumo medio de pescado mundial, que se sitúa en 17,1 kg/año.

– Si la Unión Europea consumiera únicamente pescado de sus propias aguas, se quedaría sin pescado el 2 de julio, pasando a depender íntegramente del pescado importado de otras partes del mundo a partir del 3 de julio.