Europa fracasa en la conservación de la biodiversidad
Cuando se celebra, este 2010, el Año Internacional de la Biodiversidad Biológica, la Unión Europea ha admitido su fracaso en la política que contempla este tema, ya que no ha logrado frenar la pérdida de biodiversidad en 2010. Éste fue un objetivo al que se comprometieron los 27 países miembro de la UE en 2006, pero los ecosistemas siguen estando seriamente amenazados en el territorio comunitario europeo, según un informe publicado por la Comisión Europea.

Según el citado informe, el estado de los ecosistemas europeos presentan una situación mixta o están degradados, es decir, ya no pueden proporcionar la cantidad y calidad óptimas de servicios básicos tales como la polinización de cultivos o el suministro de aire y agua limpios. En decir, no proporcionan un medio ambiente sano y limpio.

Cuando queda menos de una semana para que se celebre en Nagoya, Japón, la Conferencia sobre Biodiversidad de Naciones Unidas, el pleno del Parlamento Europeo ha reclamado a los líderes europeos un esfuerzo mucho mayor para conseguir un aumento drástico de los recursos disponibles en el ámbito mundial para esta tarea.

Al comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik (en la imagen), hay que reconocerle un mérito (al que pocos políticos nos tienen acostumbrados): admitir el fracaso. Además, ha pedido que sirva para aprender algunas lecciones, principalmente, apostar por que la biodiversidad ocupe un lugar prioritario en la agenda política. Potocnik quiere la participación de todos, y no sólo en Europa. La amenaza que se cierne sobre el mundo es mayor que la que pesa sobre la UE. Por ello, es importante que en la Conferencia de Nagoya se consiga establecer una estrategia mundial sólida sobre la protección de la biodiversidad y los ecosistemas.

Con todo, hay alguna acción positiva, por ejemplo, que la red Natura 2000 (destinada a invertir la tendencia al declive de especies y hábitats amenazados) se ha extendido e incluye en la actualidad 26.000 espacios, es decir, un 18% de la superficie terrestre de la UE.