Europa prohíbe los químicos que matan a las abejas
La Unión Europea ha dado un paso decisivo en la protección de las abejas, que es tanto como decir la protección del medio ambiente. Los Veintisiete han vetado durante dos años el uso de tres químicos neonicotinoides, que forman parte de plaguicidas usados en los cultivos de girasol, colza, algodón y maíz. Estos químicos afectan negativamente a las abejas. Europa impondrá dicha prohibición en todo el continente, tras la votación de la Comisión Europea hoy lunes 29 de abril de 2013.

Las compañías químicas son las grandes perjudicadas, ya que ganan miles de millones de euros al año a partir de la producción de estos pesticidas. Los ministros del Reino Unido aseguran que la prohibición reducirá la producción de alimentos. Esta prohibición ha sido alentada por una campaña masiva apoyada por más de dos millones y medio de personas.

La mayoría de los países de la Unión Europea apoyó la medida, aunque no alcanzó la mayoría requerida en las reglas de votación de la UE. Pero el voto de calidad de la Comisión Europea pondrá en práctica la prohibición. Un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) asegura que esos tres plaguicidas (clotianidina, tiametoxam e imidacloprid), que, en Europa, son comercializados por las empresas Bayer y Syngenta, pueden afectar al sistema nervioso de los insectos causándoles parálisis o, incluso, la muerte.

Aparte de la presión de las multinacionales químicas, que serían las grandes perjudicadas por la medida, algunos agricultores tampoco están dispuestos a cambiar su método de cultivo, aunque suponga un perjuicio para el medio ambiente. La ley afectaría a un tercio de las semillas de la Unión Europea.

Europa prohíbe los químicos que matan a las abejas
Por su parte, Greenpeace ha presionado a su modo: unos veinte activistas de la organización desplegaron una enorme bandera en un edificio perteneciente a la química Bayer, denunciando que sus pesticidas matan a las abejas. Hasta ahora, en las votaciones, Alemania, Reino Unido, Finlandia, Bulgaria y Estonia se han abstenido ante la propuesta comunitaria.

En Londres, también se presiona al Gobierno para que apoye la prohibición de los plaguicidas. Algunos de los diseñadores de moda británicos más famosos, como Vivienne Westwood y Katharine Hamnett, se han unido a los manifestantes reunidos frente al Parlamento. Gran Bretaña es uno de los países que bloquean la prohibición.

David Cameron, primer ministro británico se comprometió a liderar un Gobierno más verde. Ésta es su oportunidad de demostrar con hechos dicha promesa.

Una Europa más verde

Estudios científicos han demostrado que la preocupante reducción del número de abejas está relacionada con el uso de estos químicos. Se atribuye a Albert Einstein la siguiente frase:

Si las abejas desaparecen de la Tierra, el hombre sólo sobrevivirá cuatro años.

Estudios recientes han calculado que, si las abejas desaparecen del Reino Unido, costaría 1.800 millones de libras esterlinas al año, provocando un aumento de los precios de los alimentos y una crisis alimentaria global.