Europa puede reciclar más papel y cartón
Se puede reciclar más. Así lo cree la Asociación Española de Recuperadores de Papel y Cartón (Repacar) tras elaborar un informe en el que se establecen varias medidas con el objetivo de impulsar y fortalecer los mercados del reciclado y mitigar, además, las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las medidas se enmarcan dentro de un plan específico que contempla acciones necesarias para potenciar el reciclado de papel y cartón, así como los mercados funcionales para las materias primas secundarias, destacando su importancia como garantes de la conservación del capital natural y de los servicios ecosistémicos, pues evitan que se consuman nuevos recursos naturales.

En Europa, los residuos de papel y cartón que se recogen y se tratan en empresas de recuperación se utilizan posteriormente para fabricar nuevos productos de papel. Así, se contribuye al desarrollo de la economía circular, generando beneficios ambientales, sociales y económicos.

Pero, por otra parte, Europa es excedentaria en papel para reciclar, lo que pone de manifiesto un potencial de crecimiento del 20% para la industria papelera europea del reciclado. Sólo en Francia, el excedente de papel recuperado supera los 2 millones de toneladas. Según la Confederación Europea de la Industria del Papel (CEPI), en Europa, se recogieron, en 2010, más de 57 millones de toneladas de residuos de papel y cartón, de los cuales, 49 millones se reciclaron en fábricas europeas.

Así, el excedente europeo es de casi 10 millones de toneladas, que fue exportado, principalmente al mercado asiático, y evitó que se talaran unos 170 millones de árboles y se emitieran 9 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), el equivalente a la iluminación de más de 5 millones de hogares.

En definitiva, el plan propone acciones concretas para aumentar la capacidad de reciclado en Europa. Entre otras, las tasas mínimas de material reciclado en los productos, el incentivo a los procesos de fabricación que utilizan materiales reciclados frente a los que utilizan recursos naturales primarios como la madera, el incremento de la tasa de recogida de residuos o el fomento de la I+D+i para crear nuevos productos a partir de materiales reciclados. El objetivo final es un vertido cero, que no haya desechos de papel o cartón.1