Europa subvenciona la sobrepesca
El 63% de las poblaciones de peces del Atlántico y el 82% de las del Mediterráneo, así como el 66% de las del Báltico son víctimas de la sobrepesca por parte de la Unión Europea, según informe de la organización Ocean2012 sobre los efectos de la sobrepesca en Europa.

La investigación muestra cómo el dinero de los contribuyentes de la Unión Europea (UE) sirve para que continúe la sobrepesca. El informe se publica coincidiendo con la celebración del Consejo de ministros europeos para tratar el asunto y donde se debatirá sobre la gestión futura de las subvenciones y sobre la forma de alcanzar límites de pesca sostenibles.

Para OCEAN2012 la sobrepesca se debe, principalmente, a malas decisiones de gestión que se basan en el corto plazo, ya que algunas poblaciones disminuyen, pero las subvenciones alientan esa sobrepesca, reduciendo su coste y aumentando la capacidad de captura de la flota.

Según datos del Banco Mundial y la FAO, la sobrepesca representa un coste global anual de 50.000 millones de dólares. En la UE este coste se estima en 3.200 millones de euros.

Para el coordinador político de Ocean2012 en España, Miguel Ortega, subvencionar la sobrepesca equivale a subvencionar un desastre ambiental y económico. En cambio, las poblaciones sanas bien gestionadas pueden significar más pescado y más empleo para algunas comunidades pesqueras. A su juicio, después de tantos años de una gestión insostenible, no es fácil cambiar la tendencia. En todo caso, el camino está claro: los fondos públicos deberían estar dedicados a la restauración de las pesquerías y no a alimentar la sobrepesca.

Además, el informe precisa lo que el contribuyente paga por el pescado. Entre otros datos, sostiene que, entre los años 2000 y 2008, se destinaron un total de 33,5 millones de euros para subvenciones públicas destinadas a modernizar la flota pesquera de atún rojo, una especie catalogada en peligro de extinción. Por otra parte, se dedican unos 850 millones de euros de subvenciones europeas para sostener medidas estructurales, incluida la modernización de buques, pero menos de 50 millones a reforzar las ayudas de control y aplicación. Menos de 50 millones se destinan a financiar la recopilación de datos científicos.

Ortega también ha denunciado que varios operadores pesqueros con historial de condenas por actividades de pesca ilegal continúan beneficiándose de estas subvenciones europeas.